Crónica del concierto de JUNO en Murcia (10/04/2021)

Total
3
Shares

Crónica del concierto de JUNO en Murcia (10/04/2021)

“JUNO nos regaló emoción y pop sintético de calidad”.

El pasado 10 de abril, _JUNO, el proyecto paralelo de la ya una diva del indie nacional y el todo un maestro del arte del sinte, esto es, Zahara y Martí Perarnau (Mucho), ofrecieron un recital en el Teatro Circo de Murcia, un teatro acogedor y con encanto al que hay que agradecer, y más en estos tiempos de la nueva realidad, que apueste por una programación musical de calidad (piénsese que los días previos a este concierto su escenario lo pisaron nombres como La Habitación Roja, Los Estanques y Los Marañones) que haga que empiece a latir de nuevo la cultura en la Región de Murcia.

En este punto, decir que la organización del teatro fue impecable, incluyendo en este apartado las medidas preventivas del Covid (desinfección, ventilación, mascarillas y distancias de seguridad).

Los artistas se pasaron por la capital murciana para presentar ‘_BCN626’, su primer y alabado disco conjunto publicado por sorpresa en el mes de julio del pasado año en el que nos regalaron un conjunto de canciones de pop electrónico exquisito, intimista, magnético y emotivo con una lírica sin tapujos que trata temas como el amor, los fantasmas internos o el deseo.

Sin más dilación, vayamos al show. Respirándose una sensación generalizada de entusiasmo, seguramente por tratarse para muchos de uno de los primeros conciertos, o incluso el primero, desde que llegara el Covid a nuestras vidas, irrumpieron en escena puntuales los dos músicos uniformados con un mono oscuro y llegó para quedarse hasta el final la ovación del público. Se presentaron nerviosos y comunicando que preferían relajarse y romper el hielo hablando que tocando la primera canción. Expresaron que este sería el último concierto de _JUNO en mucho tiempo, Zahara llegó a decir que incluso podría llegar a ser el último. En breve, la artista jienense publica su nuevo disco ‘Puta’, del que ya se han publicado cuatro adelantos sensacionales que además están teniendo una muy buena acogida, y es de esperar que solo le quede tiempo para su exitosa, fructífera y creciente carrera en solitario. Seguidamente, y justamente antes de que comenzara el concierto, la misma nos invitó a que nos sintiéramos libres durante el mismo y se pusieron manos a la obra.

Sentados frente a frente y cada uno delante de sus teclados y sintetizadores retro, empezó a sonar un inquietante jadeo que dio paso al disco al completo. Desde el primer momento, el magnetismo, la emoción y el deleite se hicieron con el teatro gracias a un pop electrónico de capas instrumentales muy ricas y belleza melódica ejecutado con delicadeza y maestría (labor sorprendente en Zahara, ya que estamos acostumbrados a verla armada de su guitarra, que solo la cogió en un par de ocasiones), así como por la preciosa y hechizante voz de la compositora de ‘Merichane’. En definitiva, fue una gozada ver la dedicación que emplearon.

Hubo momentos especialmente emotivos, como ‘He visto cosas que solo tú  has visto’, ‘Déjame entrar’, ‘Infinito’ o ‘Domingo de Resurrección’. El derroche de virtuosismo musical se pudo apreciar especialmente en la mencionada en último lugar gracias a un final instrumental impresionante. También provocaron las ganas de levantarse de la butaca y bailar por su rítmica más potente los temas ‘A dos metros bajo tierra’ y ‘Los otros’, con más énfasis en este último al subirse a una tarima y bailar desatada Zahara. Daban ganas de acompañarla. Asimismo, destacar la magnífica canción que cerró el concierto, ‘Casamurada’: sonó con más fuerza que en el álbum, diría que la mejoraron.

Igualmente, hubo alguna que otra sorpresa al añadir a su setlist varias versiones. Por un lado, ‘Exile’, una de las canciones incluidas en el álbum ‘folklore’ de Taylor Swift, donde la norteamericana cuenta con la colaboración de Bon Iver, por otro, la de ‘So payaso’ de Extremoduro y, finalmente, ‘Fallin’’ de Alicia Keys. Todas acertadas e interpretadas a dúo y con teclado, generando más atención las dos últimas al irse entrelazando.

Otra mención merece la iluminación. Fue sobresaliente, creó espacios con mucha magia que hicieron que las canciones ganaran intensidad.

En conclusión, en el que podría ser su último concierto, el dúo _JUNO nos ofreció pop electrónico de calidad que emocionó, sedujo y sirvió de bálsamo en estos tiempos de pandemia.

Redactor: Juan Ramón Martínez

Fotografías: Rafa Márquez 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

XOEL LÓPEZ en Madrid • 15 de marzo

El viernes, 15 de marzo, ofrecerá un concierto con la banda al completo en el Invernadero de Las Ventas. Además de los temas de Sueños y Pan, sonarán otros, que ya…
View Post