Crónica del Festival TOMAVISTAS 2018

Total
0
Shares

Crónica del festival TOMAVISTAS 2018

JORNADA DEL VIERNES

Este año se ha celebrado un año más una de las primeras citas festivaleras imprescindibles; estamos hablando del Tomavistas que ha tenido lugar durante los días 25 y 26 de mayo en el parque Enrique Tierno Galván de Madrid.

Abrían las puertas a las cinco de la tarde y fuimos recibidos por un calor casi abrasador pero los primeros asistentes fuimos unos valientes porque había que ir a ver a The Zephyr Bones que fueron los encargados de inaugurar la primera jornada del festival.

The Zephyr Bones ofrecieron un concierto cargado de dream pop y rock psicodélico en el que nos sumergieron a un paraíso donde el verano era eterno. Lo primero que me llamó la atención fue que el sonido me pareció muy limpio y su forma de tocar les hacía parecer que llevan más años en la carretera de los que aparentan. El grupo nos presentó temas de su reciente LP  ´´Secret Place´´´

Conforme avanzaba la tarde el cielo cada vez estaba más oscuro a la vez que el recinto comenzaba a llenarse y el público asumía que la lluvia haría su aparición.

Cuando comenzó turno de El mató a un policía motorizado empezaron a caer las primeras gotas pero eso no les impidió conseguir un lleno en el escenario principal. Personalmente tenía muchas ganas de ver al grupo argentino y confirmo que dieron un concierto de diez. Al rondar yo por los veinte años me llamó la atención que la mayoría de los asistentes me sacaban unos diez años. No faltaron temas como “El mundo extraño”,“Yoni B”, “Chica de oro”,  “Más o menos bien” pero al final del concierto empezó a caer el diluvio universal y bajo un buen chaparrón con truenos incluidos terminaron el concierto con la potente  “Ahora imagino cosas” y nos sumergimos en un gran pogo cerrando así con concierto memorable.

Debido a la gran tormenta lamentablemente la organización canceló la actuación de Iseo & Dodosound y la gente buscó refugio como pudo. Afortunadamente la lluvia parecía que paraba y aparecieron Superchunk en el escenario Four Roses para inundarlo de su potente rock americano.

A continuación le llegaba el turno a Belako una de las bandas nacionales más aclamadas por el público y ofrecieron a sus seguidores 45 minutos de noise mientras tocaban temas de sus dos discos publicados.

A la hora de cenar fuimos corriendo a ver a los británicos Ride que abrieron la actuación con su hit “Lannoy Point”, tema perteneciente a su más reciente disco (weather diaries). Ride nos ofreció un concierto en el que nos absorbieron en su atmosfera de noise pop/dream pop y tras un inicio espectacular le siguió la maravillosa “Seagull” canción que pertenece a su primer disco y a su época en la que jugeteaban con el shoegaze. En el setlist inluyeron temas como “Taste” o “OX4” y cerraron con “Drive Blind” llevándose la aprobación de un público entregado.

Mientras la noche avanzaba la fiesta continuaba a manos de Javiera Mena, que contaba con algunos problemas y empezó su concierto con algo de retraso. Se notaba las ganas de una buena fiesta entre los asistentes del Tomavistas y Javiera nos dio exactamente lo que queríamos.

Durante el concierto las bailarinas de Javiera nos invitaban a bailar mientras presentaba en directo temas de sus dos discos y la gente parecía que agradeció el cambio del dream pop de Ride a la electrónica de la Chilena. Bailamos con canciones como “La Joya” “Otra Era” “Dentro de ti” y su mítica “Espada” y también incluyó una particular versión de “Ritmo De La Noche”.

 

El siguiente concierto más esperado fue el de La Casa Azul. Está claro que por muchos conciertos que den la gente siempre tiene ganas de verlo y yo me incluía entre ese grupo. La Casa Azul se caracteriza por un ritmo súper bailable mezclado con unas letras en las que habla de desamor y de la vida, en general,  cargadas de la sinceridad más pura.

Tras la espectacular introducción Guille y los suyos nos atraparon desde el primer instante en el que empezó a sonar “Podría ser peor”. La gente no podía parar de bailar y cantar tema tras temas. Pudieron repasar sus mejores éxitos per echamos en falta algunos temas que suele tocar al piano. La primera jornada del festival Tomavistas terminó con el himno “La Revolución Sexual” y al acabar todos salimos reventados por tanto baile y con una sonrisa en la cara.

JORNADA DEL SÁBADO

Tras una agotadora primera jornada decidimos levantarnos algo tarde y llegamos a tiempo para La Bien Querida  que empezó su concierto con algo de retraso debido a algunos problemas técnicos que lograron solucionar. El recinto nos recibió con un sol abrasador pero eso no impidió a los asistentes de disfrutar de la melodiosa voz de Ana.

La mayoría del público eran padres que se acercaron para disfrutar de buena música con sus hijos y había bastantes niños que no dudaron en cantar los temas de La Bien Querida.

Después del pop dulzón de Ana y los suyos les tocó el turno a una de las bandas más prometedoras del panorama nacional; estamos hablando de Kokoshca su música podría ser una mezcla entre Parálisis Permanente y Los Fresones Rebeldes y pusieron a la gente patas arriba con rock potente mientras se llenaba el recinto.

La tarde siguió con los conciertos de El Columpio Asesino y Perro; grupos que la gente está más acostumbrada a ver y que siempre merece la pena menear las caderas y pasar un rato divertido.

 

A las diez en punto le tocó el punto al concierto más esperado de la noche; The Jesus And Mery Chain salieron al escenario y no nos dieron ni un minuto de tranquilidad. Abrieron con su último “Amputation”, canción que pertenece a su último disco Damage and Joy y continuaron la noche con dos de sus mejores canciones de su carrera “ April Skies” y “Head on” consiguiendo así un público totalmente entregado a su concierto. Entre las dieciséis canciones que tocaron se encuentras temazos como “Between Panets”, “Just like Honey”, “In a Hole” y cerraron con “I hate rock´n´Roll.

Una hora después salieron al escenario Los Planetas que abrieron con la maravillosa Islambad pero después de “Señora de las alturas” y “ Seguiriya de los 107 faunos” tomamos la decisión de irnos al otro escenario para pillar un buen sitio en Princess Nokia ya que pensamos que su concierto sería uno de los más épicos del festival.

Se notaba las ganas de ver a la rapera  afro-americana no nos hizo esperar demasiado y salió al escenario dispuesta a ir a por todas. Tras el característico sonido de los motores que da inicio a sus conciertos salió cargada de energía mientras nos cantaba “Brujas” y el público empezó a bailar nada más comenzar. Una cosa que nos sorprendió de su concierto fue que entre canción y canción su dj se dedicaba a poner temas emos de rock como Panic! at the disco; idea que nos pareció bastante original y divertida.

El concierto se nos pasó volando y entre su setlist se encontraba hits como “Tomboy” una de sus canciones más feministas; y temas de su más reciente mixtape como  “Your eyes are bleeding” o “For The Night”. Su concierto se nos pasó volando y la locura terminó con Princess Nokia cantando a capella.

 

Sin duda no nos arrepentimos de habernos perdido parte de Los Planetas porque Princes Nokia fue uno de los mejores conciertos del festival y nos dejó con ganas de volver a verla.

Cuando cerraron el escenario nos fuimos al escenario principal porque el encargado de cerrar esta edición fue el músico alemán Roosevelt que presentó por primera vez en Madrid su disco debut y consiguió ganarse adeptos gracias a su electrónica envolvente.

Con esta segunda parte terminamos nuestra crónica del Festival Tomavistas, al que queremos felicitar por el éxito conseguido y la buena organización que hemos comprobado este año. Nos vemos allí en 2019 amigos.

Laura Lillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Horarios del Festival PLANETA SOUND 2019

Los días 19, 20 y 21 de julio se celebrará la primera edición del festival Planeta Sound. Un nuevo evento que tendrá lugar en la localidad de Ponferrada y que…
View Post