MGMT – “Little Dark Age”

Total
3
Shares

MGMT, el dúo formado por Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser, publicó el pasado 9 de febrero bajo el sello Columbia Records su cuarto álbum de estudio titulado “Little Dark Age”.

Para llevarlo a cabo, aunaron fuerzas con importantes nombres. Lo han producido junto a Dave Fridmann (Tame Impala, Flaming Lips, Vetusta Morla) y Patrick Wimberly de Chairlift, además, han contado con la colaboración de artistas como Ariel Pink, Connan Mockasin o Sébastien Tellier.

En este trabajo discográfico, se aprecia un cambio en su sonido. Apartan, sin abandonarla, la psicodelia experimental que define sus más recientes discos (“Congratulations” -2010- y “MGMT” -2013-) y ponen en primer plano un synth-pop (género que ya estuvo presente en su debut triunfal “Oracular Spectacular” de 2007) influenciado por la década de los ochenta. En síntesis, podríamos calificar su sonido como synth-pop ochentero con matices psicodélicos. Y todo ello inyectado de melodías de ensueño y ritmos adictivos.

Las canciones en las que esa combinación de estilos brilla más y tiene un mayor magnetismo serían “Little Dark Age”, “When You Die” “Me and Michael”, “One Thing Left To Try”, “She Works Out Too Much”, “TSLAMP” y “Hand It Over”. Asimismo, merece mención “When You’re Small”, una sugerente balada en la que las guitarras tienen un mayor protagonismo que en el resto de composiciones.

En las letras, han querido plasmar, sin recurrir a la crítica, la crisis existencial que les ha provocado la situación política y el devenir de la sociedad actuales, incluyendo el impacto de las nuevas tecnologías (“No quiere decir que sea un disco abiertamente político, pero sí que el clima crítico que vive Estados Unidos y el mundo nos haya obligado a mi entorno y a mí a plantearnos nuestras vidas de una manera más existencial. En este álbum, hemos querido poner en duda todo aquello que dábamos por sentado, ponerlo en un plano más humano a través de nuestras letras.”, declaró en una entrevista VanWyngarden).

Resaltar también su portada. Recrea el célebre cuadro “El grito” de Edvard Munch con la cara de un payaso. Se podría interpretar como un reflejo sarcástico del ser humano ante lo incomprensible e inhumano del cauce que está tomando la vida contemporánea.

Sólo me queda por añadir que estamos ante un muy buen álbum y, lo más probable, el trabajo discográfico más redondo que nos ha ofrecido hasta el momento la formación neoyorquina.

Juan Ramón Martínez 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

DELOREAN- MUZIK · ¡TÍRALI!

Aquí con los colegas de Yo también Soy Indie hemos convenido que yo me encargaba de la reseña de MUZIC, sexto álbum de estudio de DELOREAN . ¡Como dirían los…
View Post

ENRIC MONTEFUSCO – Diagonal

Enric Montefusco, el que fuera líder de Standstill, la mítica banda que nos ha dejado uno de los legados más interesantes de la música independiente española, ha regresado en 2019…
View Post