Entrevista a LUIS ALBERT SEGURA (L.A.)

Total
0
Shares

Entrevista a LUIS ALBERT SEGURA (L.A.)

“La música con autotune me parece un esperpento”

Luis Albert Segura (Palma de Mallorca, 1978), pertenece a una especie de artistas musicales de profunda honestidad creativa, fiel a sus influencias y a una concepción de la composición musical alejada de modas o corrientes de fácil comercialidad.

Antes de la aparición del Heavenly Hell en 2009 con la discográfica UNIVERSAL, publicó ya con L.A. 3 álbumes bajo un sello creado por él en su Mallorca natal. Repitió la experiencia con posterioridad en el álbum más espontáneo de L.A, el “Evergreen Oak”, que fue grabado en una casa de la sierra de Tramuntana.

Paralelamente a su carrera con L.A., sorprendió en 2019 con un intimista álbum en castellano (“Amenaza tormenta”).

Ahora, acaba de salir a la venta una reedición Deluxe del “Heavenly Hell”, que contiene 10 temas extra que son demos o versiones alternativas del original y temas que estuvieron guardados en un cajón durante años.

La banda estará en los próximos meses tocando en directo en dos vertientes. En el modo “Heavenly Hell 2023 Tour”, en el que interpretan todo el disco, además de un buen número de cortes de su discografía; junto con una gira acústica llamada “Heavenly Hell Naked Tour”. Para el primero, pasarán por distintas grandes capitales, además del Mallorca Live Festival y el Sonorama y para el segundo, ya hay tickets a la venta para Cartagena, Málaga, Granada, Almería y Toledo.

Os vimos en vuestro concierto de inicio de la gira Heavenly Hell 2023 en Madrid, que fue un directo de hora y media en una sala a rebosar. Un concierto muy completo y donde daba la sensación de que os gustasteis. ¿Qué tal fue, qué sensaciones tuviste?

Fue genial, un tremendo karaoke. Es estimulante que con el rodaje y tiempo que tiene ya el Heavenly Hell, el público responda tan bien, se sepa las canciones, las cante… estuvo muy bien, esa conexión con el público. Cerraremos gira en Madrid de nuevo con otro concierto.

Como autor de los temas, ¿ocurre a veces que el que tú crees que es el mejor, o el gran single de un disco, luego no encuentra la respuesta esperada en el público y éste elige otro y eleva a gran hit otro tema?

Sí pasa. Fíjate que el tema que más reproducciones tiene del Heavenly Hell, que es “Stop the clocks”, que tiene casi 23 millones de reproducciones, que es una burrada, una cifra que probablemente nunca volvamos a alcanzar, pues estuvo a punto de quedarse fuera del disco, porque igual era demasiado épica, no pegaba mucho con la esencia del disco.

Y luego, el tema que para mí era el gran single, “Elizabeth”, pues pasó más desapercibido.

En la discografía de L.A. has alternado la autoedición, junto con la firma con discográficas como UNIVERSAL o SONY. ¿Qué prefieres?

Lo ideal es una mezcla. Con una discográfica el disco pasa por muchos procesos. Lo que ocurre es que la parte comercial, de venderse y todo lo demás, yo no la domino, no sé hacerlo. Yo soy músico, compongo, es lo que sé hacer y en lo que me siento cómodo. Luego hay casos como por ejemplo Vetusta Morla, con “Pequeño salto mortal”, que lo hacen todo bien, y ahí están, que te llenan un Metropolitano. Pero ¿cuántos casos hay así? Pues eso, uno entre miles, no es nada fácil.

En tu álbum en solitario, “Amenaza tormenta”, que he de decirte que me parece una delicia, cantas en castellano y cambias incluso  tu registro vocal, más agudo… ¿lo requería el idioma?

Sí, al cantar en castellano la métrica cambia, la forma de componer es distinta. Llevaba mucho tiempo componiendo en inglés y me tuve que adaptar.

Yo creo que es tu álbum más personal, más sensible, una pequeña joyita. A mí y a una amiga, que es muy fan de L.A., nos encanta tu álbum en castellano y creemos que deberías hacer otro, no dejar esa vertiente paralela a L.A.

Muchas gracias, pues mira, me anima mucho escuchar eso. Desde luego que, si hay otro álbum en castellano, tú y tu amiga tendréis parte de culpa.

El tema “El cielo se rompe” de ese disco está inspirado en la película “Melancolía” de Lars Von Trier. ¿Ha sido el cine fuente de inspiración para ti?

No tanto, la verdad. He visto por lo general lo que podría llamarse cine comercial… a ver, no te hablo de 2fast-2furious, claro, pero tampoco me hables de Truffaut y tal. Sí por ejemplo me ha dicho cosas el cine de Shyamalan… ten en cuenta que desde que tengo familia, pues te ves una peli en cuatro ratos distintos, tienes que pararla, por lo que al final tiras más de capítulos de series y eso.

De un tiempo a esta parte hay una corriente musical arrolladora en España, que ha enganchado mucho a la gente  más joven, todo lo que es el sonido urbano, el reggaeton, que ya es el género musical más escuchado en España. A ti, como artista, casi podríamos decir, de la vieja escuela, ¿qué te parece?

Yo como artista musical podría adoptar una postura de no mojarme mucho, de decir que bueno, que tiene que haber de todo, pero la verdad es que llegado a este punto no me da la gana. La música con autotune, con unas bases horrorosas, me parece todo un esperpento. Y lo he intentado, actualizarme, a ver si voy a ser yo el bicho raro, pero no, no. Además del contenido machista de muchas de las letras. Aparte de que me parece todo fabricado y calculado como negocio, no es algo espontáneo, y se lo han colado claramente a los jóvenes; y es peligroso porque actualmente se lo comen los niños, sabes, es que es como un donut super edulcorado, claro, te lo van a comprar y es número uno en ventas, y el donut vegano con un producto local, no se vende tanto, pero ese es el bueno, no el otro…

Además de que luego esa música es lo único que consumen, y tienen grandes carencias de conocimiento musical en otros estilos…

Justamente. Eso lo vi un poco en mi paso por el LIPA (Liverpool Institute for Performing Arts), que es la escuela universitaria fundada por Paul McCartney donde impartí unas masters class. A pesar de que eran jóvenes que estaban estudiando grados musicales y tal, pues descubrías que algunos igual no sabían quiénes son los Artic Monkeys, o cosas así.

Es indudable que hay un cambio generacional en cuanto a gustos musicales, un cambio de paradigma, de tal modo que los carteles de los festivales ya se han adaptado a estos estilos, y en YTSI ya hemos visto incluso que estos artistas igual te llenan más que el día que tocan grupos icónicos británicos con décadas de trayectoria. Como si, una vez que desaparezcamos de los festivales los nacidos en los 70, 80, que aún vamos a ver indie-rock de calidad, todo será absorbido por otros estilos musicales. No sé si es una visión un poco apocalíptica…

Yo creo que los que escuchamos música de calidad, tenemos que seguir como somos y haciendo lo que hacemos, comprando nuestros vinilos y tal. Obviamente, ya no vamos a ver una masificación como un Festimad en el 99, ya no será así…. o sí, pero dentro de tiempo. Yo seguiré escuchando lo que me gusta. Nadie me va a hacer cambiar la visión de lo que tengo que escuchar. La música de calidad siempre va a prevalecer. Escuchas a Joni Mitchell o Jeff Buckley y hay corazón, alma, composición, unas letras, una historia, hay poesía. Pero no me vendas a según quién…

Sabemos de tu devoción por los Beatles y ese paso por el LIPA que me comentabas. Sin embargo, el sonido L.A. es más americano que británico. ¿Qué músicos norteamericanos te han marcado?

Te diría que mi escuela es casi al 80% de la década de los 60. Los Doors, Mamas & the Papas, Jefferson Airplane… me crié escuchando eso. Luego ya, cuando yo empiezo a comprar discos con mis primeras pagas, pues voy a lo que sale de Seattle. Año 92-93 y ¡boom! toda la explosión grunge. Pearl Jam, Alice in Chains, Nirvana, Sonic Youth, y luego pues Wilco, Counting Crows… Soundgarden, que era megafan, que fui a verlos a Barcelona en el 96, no sé, como si fuese a La Meca.

¿Y de música brit?

Yo ahí ya me salí un poco. Oasis sí que entré un poco porque era imposible no escucharlos y porque al no existir Spotify, si querías saberte el “Champagne supernova” pues te tenías que comprar el disco, porque todos tus amigos se la sabían. Con Blur entré con alguna cosa, y luego más adelante si me enganché con grupos como Travis, ese pop más soft, con esas mega-melodías que solo los ingleses saben hacer… o el primero de Coldplay, que sí me entró fuerte. Y por supuesto, soy de los Beatles a muerte hasta mi último aliento, jaja.

¿En qué momento vital te encuentras? Tienes familia numerosa, vives en Mallorca, la tierra te tira mucho… ¿te ves componiendo toda la vida o quizá en algún momento dedicarte a otra cosa, o a disfrutar de una vida más pausada…?

Obviamente, tener tres niños pequeños… te hace envejecer rápido, y no es que me sienta viejo, pero piensas, hostia, que me he ido de gira tres meses en otras épocas, durmiendo en un colchón en el suelo en sitios para tocar cada día, sin parar. Ahora mismo no me veo haciendo eso, salvo que no me quedase más remedio por necesidad económica. Sí me veo más como un Tom Waits, haciendo mi música, lo que me apetezca, y entonces ahora lucho por crearme un hueco en el que me vea cómodo dentro de diez años.

Construir un nicho de público en donde pueda hacerme mis conciertos en teatros bonitos, con mi banda mega orgánica, con versiones de clásicos sonando de maravilla… como un Neill Young. Me estoy preparando el terreno para llegar a eso cómodamente.

Y disco nuevo de L.A…

Estoy trabajando en material nuevo y a pesar de lo que acabo de decir, me apetece seguir haciendo mega singles. Aún me veo capacitado de hacer singles de super estribillo, ¿sabes? ¿Cómo sonará? Pues aún no lo sé, pero ya te digo que urbano no va a sonar (risas).

Componer música, como otras actividades creativas, es mayormente una necesidad, dar rienda suelta a reflexiones, anhelos… ¿queda siempre algo que decir?

Yo creo que sí. La vida te va colocando en lugares. Yo vivo rodeado de amor. Tengo la suerte de tener a cuatro personas a mi lado constantemente, que me hacen explorarme, que me permiten ahondar en cosas que aún no he sacado. Por ejemplo, al nacer mi primera hija experimenté un amor que dije “uff, vale, vale, vale, esto no lo había experimentado antes…”. Mientras haya cosas que amar, cosas que criticar, ahí habrá una canción.

Ya para terminar, ¿qué cosas te gusta hacer en tu tiempo libre? Que no estén ligadas con la música.

Últimamente estoy intentando aprender a leer bien. Durante mucho tiempo fui un lector nefasto. Porque tenía demasiadas cosas que hacer, poco tiempo para detenerme a leer con calma, y hacer de ello un hábito. Me he perdido muchas cosas, mucho conocimiento al que quiero entrar.

Y luego, me apetece retomar el cine. El acto de ir al cine me parece de lo más maravilloso de la vida, y más cuando tienes un ritmo de vida de familia numerosa, de los críos, que se cae uno, que el otro llora… pues pararte hora y media en una sala a oscuras aprendiendo de alguien que te está enseñando algo tan potente audiovisualmente, es una cosa que quiero volver a disfrutar. Como verás, son cosas sencillas y muy manidas, pero que durante muchos años las he tenido fuera de juego, y son cosas que excitan las neuronas, te generan inspiración, que al final es de lo que vivo.

 

 

Fernando Cobo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Entrevista a MARTINA EFEDRA

Entrevista a MARTINA EFEDRA “Lo que deseamos transmitir con nuestras canciones es autenticidad”. Martina Efedra, el grupo murciano, formado en 2019, acaba de presentar su nuevo EP “Excusas”, cinco nuevos…
View Post

Entrevista a MISS CAFFEINA

Entrevista a MISS CAFFEINA “Aplaudir se ha convertido en una bonita rutina”. #EntrevistasDesdeLaCuarentena Miss Caffeina se ha convertido en uno de los grupos más importantes del panorama nacional, precisamente en…
View Post

Entrevista a AMATRIA

Entrevista a AMATRIA #EntrevistasDesdeLaCuarentena “Pasaremos un tiempo malo y volveremos a levantarnos”. Amatria es el proyecto personal del productor musical ciudadrealeño Joni Antequera, su nuevo álbum de estudio “Un Disco”,…
View Post