Crónica Festival de les Arts 2019

Total
37
Shares

“Vetusta Morla nos conquistó con un concierto en les Arts de los que hacen época”

El viernes comenzó una nueva edición de les Arts, la quinta edición de un festival al que nadie quiere faltar y ya se ha convertido en el preámbulo de la época festivalera veraniega. Un festival que está situado en un entorno único, la preciosa ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, y que cada primer fin de semana de junio trae un gran número de artistas indies y algunos que no, para sentir la música de cerca. Además, es un festival con música pero también con ilustradores, y una parte para los más pequeños “Les Arts Kids”, qué convierte a este festival en uno perfecto para ir en familia. Cuidan el festival, no se pasan con los precios, la limpieza es muy correcta, y por eso creo que se disfruta tanto.

El viernes fue una tarde para mi gusto algo floja, el festival se abrió con Sofía Ellar para seguir con Amaia, la mujer qué nos tiene expectantes con qué nos deparará su primer trabajo que no llegará hasta septiembre. Delaporte siguió hasta Shinova que ofrecieron un muy buen directo, ya casi agotada la tarde llegó Rozalén al escenario Heineken, y ahí fue el momento que la gente aprovechó para ir a cenar, para no perderse después a Siloé y a Zoo, que para mi gusto no debieron de coincidir. Zoo aunque tenga un estilo mucho más rock y en valenciano arrastró a mucha más gente de la que esperaba, cosa que me alegró. Y por fin llegó pasadas las once de la noche el que fue para mí el plato fuerte del día: La M.O.D.A. Removió a todo el público, que ya tenían ganas de verlos en directo, con su “Héroes del sábado” o “1932”, sin faltar su magnífica “O naufragar”, porque son una auténtica orquesta que sabe hacer disfrutar al público con sus canciones.

Les siguieron Peranoia, que compartió horario con Putochinomaricón, que para mí fue un cuadro sobre el escenario, pero nos hizo pasar el rato, y la jornada del viernes acabó con Fangoria, que nos deleitó con canciones de hoy y de siempre, para rematar con el magnífico momento de sus “Dramas y Comedias” con los fuegos artificiales que siempre hacen saber que ha llegado el final del día en este festival.

El sábado el cartel estaba masificado, eso de compartir fin de semana con otro festival creo que hizo que pasara esto, fuimos como pelotas de tenis de un escenario a otro porque la tarde fue tan intensa como maravillosa. Empezamos con Carmen Boza, que abrió su “Caja Negra” para encender la mecha de esta tarde, seguimos con Zahara, que por fin podía verla en concierto, y me dejó sin palabras, no deja espacio a la duda a pensar que es una mujer de otro planeta, que nos hace sentir astronautas a base de su fuerza sobre el escenario, no paró ni un instante con temas de su disco como “Guerra y paz” en la que Martí Perarnau que la acompaña en su gira sustituye en el dueto a Santi Balmes, o Bandera Blanca, entre otras, y revivir canciones de las míticas como “Inmaculada Decepción” o “Caída libre” que fue maravillosa. Continuamos con Carolina Durante, esta banda que ha revolucionado los festivales porque se nota que hacen lo que quieren sobre el escenario y les va muy pero que muy bien, su “Cayetano” como colofón final fue exitoso.

Seguimos con Iván Ferreiro, no sé que le pasa en Valencia, pero lo disfruta mucho, nos hizo corear sus canciones a toda voz, aunque el momento álgido fue cuando Zahara apareció en el escenario para cantar con él “El pensamiento circular”, fue un momento de los que no suelen pasar y que llenan el lugar de toda la magia posible, con esas dos voces preciosas al piano.

Luego fue el turno de Second, para ser el precedente al plato fuerte de la noche Vetusta Morla, la gente se agolpaba en las primeras filas desde horas antes para coger el mejor sitio para disfrutar del espectáculo, y es normal, tras cada concierto de los Vetusta vuelves a creer en la música, a saber porque la música eriza cada poro de la piel, los asistentes a este festival fuimos un coro mágico para los madrileños que lo dieron todo, recordaron su visita el año pasado ya con la gira “Mismo sitio, distinto lugar” y la verdad que estábamos justo en el mismo sitio, pero en otro lugar, porque fue increíble, de los mejores conciertos que recuerdo, y por si todo eso no fuera suficiente, a Pucho se le ocurrió la gran locura de bajar del escenario y mezclarse con todos nosotros, luego hizo el famoso popurri que lleva haciendo desde hace un tiempo cantando temas de otros artistas como “Cayetano”, “Hoy la bestia cena en casa” o “Turnedo”. Toda la banda estuvo excelente, pero destaco a Jorge esta vez porque se le notó que estaba viviendo cada instante del concierto con mucha intensidad, era un auténtico hombre orquesta. Repasaron canciones de siempre y de hoy, aunque en formato festival, se echaron de menos algunas canciones pero el tiempo manda, uno de los momentos más bonitos fue cuando sonó “23 de junio”, no se que tiene este vals, pero a todo el mundo encandila, y ya el momento colofón final fue cuando nos sorprendieron a todos con los fuegos artificiales que no nos esperábamos y fue algo impresionante: música, luz, fuego y esta banda maravillosa que espero que nos siga dando muchos más conciertos así.

Fue duro seguir tras esto, pero llegaron Elyella para hacernos bailar con buenos temas, y ya llegó el final con Dorian, se notaban que las fuerzas fallaban, pero disfrutamos de “Duele” y su famosa “Tormenta de Arena” que fue el final de este festival de les Arts, que ahora mismo solo espero que llegue su 6ª edición que ya tiene fecha, será el próximo 5 y 6 de junio de 2020.

Redactora: Marta Alonso

Fotografías: María Carbonell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like