WHITE LIES – “Five”

Total
3
Shares

El pasado 1 de febrero, White Lies, la banda que apareció en escena hace diez años con un sonido post punk actualizado, publicó bajo el sello [PIAS] Five, su quinto álbum de estudio.

Para este trabajo, la banda británica se ha armado con un buen equipo. Han contado en la producción con Ed Buller (Suede, Pulp), productor que también se encargó de su tercer disco Big TV (2013) y de To Lose My Life (2009), su álbum debut que contiene dos de sus canciones más coreadas y a la vez enormes temas que permanecen en la memoria colectiva: el que le da título y Farewell to the Fairground. Los otros nombres son el productor Flood, el ingeniero James Brown (Arctic Monkeys, Foo Fighters) y el ganador del Grammy Alan Moulder (Smashing Pumpkins, Nine Inch Nails, The Killers), que vuelve a trabajar con la banda (ya lo hizo en sus dos primeros trabajos discográficos) mezclando el álbum.

A grandes rasgos, nos encontramos con una colección de canciones empoderadas por estribillos inmediatos, un sólido sonido que combina sintetizadores y guitarra eléctrica y una extraordinaria y atractiva voz de barítono. Hay que decir que la mayoría de ellas tienen un cierto aire post punk noventero.

Precisando un poco más esa colección de canciones, nos encontramos en primer lugar con Time To Give, canción de electro-pop con arpegios de sintetizador magníficos que va creciendo hasta acabar envolviendo y que sirvió de primer y arriesgado single, digo arriesgado por sus siete minutos y medio de duración. Never Alone, tema que trae a la cabeza a New Order, engancha por su ritmo frenético. Finish Line y Kick Me nos muestran una faceta más delicada de la banda al incorporar guitarras acústicas y tener un tempo más lento; del primero destacar su carácter épico que acaba embriagando. La ochentera Tokyo probablemente sea la canción estrella por sus sintetizadores espléndidos, estrofas certeras y estribillo absolutamente contagioso y enérgico. Jo?, Denial y Believe It integran en sus estribillos guitarras arrolladoras que las hacen vibrantes. Por último, Fire And Wings, el corte que cierra el disco, es un medio tiempo flotante por sus guitarras y teclados expansivos.

En cuanto a su trasfondo, según han declarado Harry McVeigh (voz principal, guitarra), Charles Cave (bajo) y Jack Lawrence-Brown (batería), este marca una década para ellos como banda que les ha impulsado a expandir su sonido y alcanzar un nuevo territorio artístico así como el inicio de un nuevo y emocionante capítulo.

En mi opinión, estamos ante nueve canciones efectivas a nivel sonoro y melódico, ejecutadas de forma impecable y llenas de fuerza que avivan el interés hacia el trío londinense. Alcanza sobradamente el notable.

Juan Ramón Martínez

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

DELOREAN- MUZIK · ¡TÍRALI!

Aquí con los colegas de Yo también Soy Indie hemos convenido que yo me encargaba de la reseña de MUZIC, sexto álbum de estudio de DELOREAN . ¡Como dirían los…
View Post

ENRIC MONTEFUSCO – Diagonal

Enric Montefusco, el que fuera líder de Standstill, la mítica banda que nos ha dejado uno de los legados más interesantes de la música independiente española, ha regresado en 2019…
View Post

LA CASA AZUL – “La Gran Esfera”

Apenas han pasado unos días desde que salió “La Gran Esfera” el esperadísimo disco de La Casa Azul y nos hemos tomado nuestro tiempo para poder asimilarlo tranquilamente. “La Gran…
View Post