Crónica del Festival Gigante 2018.

Total
6
Shares

Un año más asistimos a una nueva edición del festival Gigante, que cada año se va consolidando poco a poco, paso a paso y ya es casi una cita imprescindible en la temporada de festivales en nuestro país.

Había novedades, como la de una jornada más de conciertos, más concretamente el jueves, quizás un poco precipitada bajo mi punto de vista, faltaron grupos o un gran cabeza de cartel para que hubiera sido más interesante, a pesar de ello, había grupos consolidados como Despistaos, Amatria, Sexy Zebras o Rubén Pozo y Lichis.

Otra de las novedades fueron los escenarios de Mahou y de Coca-Cola, mucho más grandes y acordes al nivel de un festival de este tamaño que en años anteriores. El sonido en general tuvo sus altos y bajos, en algunos conciertos estaba muy fuerte y en otros no, deberían mejorarlo. Por lo demás como todos los años, comodidad, amplitud, césped, los baños perfectos, no había casi colas para nada, es un festival con un espacio envidiable. La organización funcionó a la perfección y no hubo ningún problema, enhorabuena.

Ahora vamos al tema musical, un cartel un poco arriesgado con muchas bandas de rock and roll clásico, que se mezclaban con las archiconocidas bandas de moda dentro del indie, eché en falta dos cosas, la ausencia de grupos internacionales como el año anterior que le dan un caché superior al festival y por otro lado la escasa presencia de bandas con propuestas diferentes tipo Belako, Perro, Triángulo de Amor Bizarro y de bandas de electrónica como Delorean, WAS o similares para poder llevar la fiesta a lo más alto y digo esto porque una vez acaba el grupo cabeza de cartel, daba la sensación de que se había acabado el festival y que te tenías que ir a casa o arrastrarte hacia la zona de los dj´s.

Soy consciente de que no es fácil el elaborar un cartel de estas dimensiones y de tampoco es sencillo el elaborar unos horarios y dar gusto a todos, pero si sirve para mejorar bienvenido sea.

En cuanto a lo principal, que es la música, arranqué el viernes muy pronto y llegué de los primeros porque no me quería perder el concierto de Agoraphobia, y mereció la pena, estas chicas tienen muchas cosas, tocan bien, son jóvenes y tienen descaro y frescura, lo que las ha llevado a ser uno de los grupos revelación del año. Desgranaron su exitoso “Incoming Noise” y dieron una muestra de que no sólo con melodías y bonitos estribillos se puede triunfar, su estilo se mueve entre punk y el garaje con un directo muy potente.

Seguí mi hoja de ruta con Lagartija Nick, y qué voy a decir de ellos, si está todo dicho, una de las bandas míticas de la escena, con Antonio Arias a la cabeza y que presentaban su último disco “Crimen, sabotaje y creación”. Un concierto correcto como siempre cumplieron mis expectativas. Llegaba el turno de Viva Suecia, el grupo de “moda”, están en todos los carteles de casi todos los festivales y eso se nota, para lo bueno y para lo malo (a buen entendedor pocas palabras bastan). El sonido no fue bueno y hubo momentos en los que el público no estaba, tienen grandes temas y son grandes músicos, deben progresar.

La gran atracción de la jornada fueron los barceloneses Dorian, con una puesta en escena sobria y elegante a la vez, un reflejo de lo que son como banda. El concierto empezó con los temas de su último trabajo “Justicia Universal”, sonaron “Algunos amigos”, “Noches blancas”, dando paso a sus grandes hits, “El temblor”, “Paraísos artificiales” y cómo no su momento mágico con “A cualquier otra parte” y “La tormenta de arena”. Son una garantía de éxito en cualquier festival y cumplen siempre las expectativas.

La M.O.D.A dio su habitual concierto, quizás aparte de su música deberíamos fijarnos más en sus grandes letras, pero sin duda uno de los mejores conciertos de la noche vendría de la mano de Novedades Carminha. Los gallegos encandilaron al público con sus temas frescos, bailables y sobretodo con su actitud desenfadada, desde  sus últimas canciones más poperas y con ese toque funky, como ”Que Dios reparta fuerte”, “Ritmo en la sangre”, “Te quiero igual” o su reciente lanzamiento “Verbena”, hasta su clásicos como “Antigua pero moderna”. Lo gozamos y mucho.

El sábado fue el gran día, cuando hablamos de una estrella del rock and roll, hablamos de algo especial, de algo que traspasa modas, gustos musicales y generaciones, sí señores hablamos de Enrique Bunbury. Desde el minuto uno, dejó claro por qué es quien es, maestría y elegancia, maneja todos los registros y lleva a una grandísima banda Los santos inocentes.

Su Ex tour dio un repaso a toda su carrera musical, desde sus inolvidables temas con los Héroes del Silencio, “Mar adentro”, “Héroes de leyenda” y “Maldito duende”, hasta sus nuevos temas “La ceremonia de la confusión”, “La actitud correcta” o “Cuna de caín”, también nos regaló temas maravillosos como “Que tengas suertecita” o “De mayor”. Se entregó al público y estuvo muy a gusto, eso se nota en el escenario. Sin duda alguna Bunbury es una estrella del rock and roll en letras mayúsculas.

Ángel Stanich fue el siguiente, y no defrauda nunca y lo sabes, tiene esa seguridad de años de carretera y de cientos de actuaciones, nos deleitó con su gran segundo largo Antigua y barbuda “Galicia calidade”,”Un día épico”, “Hula hula” y sus grandes temas como “Carbura” o “Metralleta Jones” y acabó con “Mátame camión”, me encantó como siempre.

Otra de las grandes actuaciones del festival fue la de Rufus T.Firefly, pero esto ya no es nuevo para mí y para toda la gente que les sigue desde sus comienzos. El concierto se basó en sus dos discos Magnolia y Loto. Una puesta en escena diferente a la del resto, todos juntos tocando como si fueran un mismo cuerpo en plena sintonía y perfectamente engranados, sonaron a poesía hecha música. El concierto acabó de la mejor manera lleno de bengalas que culminaron nuevamente otra exhibición  de los de Aranjuez.

Y nos despedimos con Kitai, que dejó un gran sabor de boca a todos, un concierto efectista, muñecos bailando sobre el escenario, fuego, humo y que culminó con la ya tradicional subida del batería entre el púbico haciendo un solo, show mucho show.

Otro año más disfrutando del festival Gigante, sin duda una fecha fija marcada en mi calendario de festivales y que recomiendo a todo el mundo.

 

Redactor:Jorge Mat.

Fotos: Lorena Alonso Pinilla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Crónica Festival de les Arts 2019

“Vetusta Morla nos conquistó con un concierto en les Arts de los que hacen época” El viernes comenzó una nueva edición de les Arts, la quinta edición de un festival…
View Post