Así fue la primera edición del Ballantine´s true festival.

Compartenos

 

El pasado fin de semana tuvo lugar en la capital el primer festival de música de concepto urbano. ¿Qué cómo es eso? Pues ahora te lo contamos.

Los días 9 y 10 de junio Madrid acogió un montón de bandas nacionales e internacionales (más de 100) en la primera edición del Ballantine´s true festival; el primer festival urbano que se celebra en la capital.

Distintas salas del centro de Madrid se unían en este nuevo concepto donde, con tu pulsera (abono) podías ver a distintos grupos de música. Esta era la idea, pero luego también sacaron a la venta entradas “de sala”, que te permitían ver todo lo que tocara en la sala de la que pillaras la entrada, pero no ir a otras salas.

Como ya os contamos, distintas bandas se daban lugar por varias salas del centro a las mismas horas, por lo que teníamos que elegir a quién queríamos ver y llegar antes de que se completara el aforo (que debías ir consultando mediante la app si no te querías quedar con las ganas). En mi caso, favoritos teniendo en cuenta también que no quería terminar a las tantas de la mañana: Kakkmadafakka, The Vaccines, Yelle, Was, Jain, L.A., Second y Belako entre otros.

Finalmente los elegidos fueron:

Sábado día 9 de junio

yelle

Yelle

Hacía un par de años que había tenido la suerte de verla en la Sala BUT (que también formaba parte de este festival). En esta ocasión, la sala Super 8 (Palacio de la prensa) ponía el escenario para la francesa más simpática y con más ganas de baile que conozco. Yelle contagió toda su energía a un público entregado al máximo con grandes éxitos que nos hicieron mover la cadera como “Ba$$in”, “Moteur Action” o “Safari disco club”. Al ritmo de la percusión, con unas coreografías muy bien ensayadas, (totalmente sincronizados tanto ella como los baterías con sus baquetas y movimientos varios), nos fuimos fundiendo con Yelle, que bajó entre el público y literalmente nos abrazó al final del concierto.

Era hora de retomar fuerzas y picar algo por el centro antes de acercarnos a otro de los concis. Ya este día me quedaba sin ver (por falta de tiempo para llegar y por aforos completos) a Mucho, Kakkmadafakka, The Vaccines, Maga y The Prussians. Carita triste.

was

 

WAS

Tras un día bien completito (como ellos mismos describían en redes sociales) con puntos en la cabeza incluidos, los de Bilbao se hacían esperar en una Sala Arena que más bien parecía una sauna. Por fin salieron y llenaron de marcha, baile y txufling del bueno el escenario. Con canciones de su último álbum “Gau Ama”, pero también con anteriores éxitos de su anterior etapa como We are standard, lograron que la sala fuera subiendo más y más la temperatura (literalmente), debido a que no dejaba de entrar gente, a los pogos que se daban en las primeras filas entre las que me encontraba, acabando con Deu completamente empapado tras cantar hitazos como Irrinzti, donde mezcla sus raíces vascas con la electrónica característica de la banda. También nos amenizaron la noche con temas como “On the floor” o “Until it melts” (con mención especial a Belako, ya que Cris, su vocalista, la canta con Deu en el disco), canciones que no permitían quedarnos quietos ningún instante pese a que lo que se respiraba en la sala no era oxígeno, sino sudor ajeno.

Mi compi Lorena, por su parte, se fue a ver a Second y nos cuenta lo siguiente:

 second

SECOND

Dentro del festival Ballantines true music, el viernes 9 de junio pudimos ver a Second en la Sala Clamores. La banda está embarcada en su gira estival, festival tras festival, y se prolongará hasta noviembre, cuando darán un último concierto acompañados de la Orquesta Filarmónica de Murcia y con el que pondrán punto y final a esta gira para tomarse un merecido descanso. La banda, con Sean Frutos al frente, estaba encantada con tocar en la mítica sala madrileña y poder disfrutar de una forma más íntima de su público, ya que, desde hace años, los murcianos necesitan espacios más amplios para reunir a todos sus seguidores; es lo que tiene la ley de la oferta y la demanda y además ser tan buenos y queridos. Abrieron con Primera Vez, tema que también abre su último disco. Nos lanzaron esas letras que se clavan en la espina, esas que forman parte de su Viaje Iniciático y repasaron temas de hace años que se han convertido en imprescindibles como 2502 o Muérdeme. Fue un concierto completo donde disfrutamos todos, público y músicos, aunque la escasa altura del escenario no le permitiera a Sean saltar todo lo que le hubiera gustado. Como no podía ser de otra manera, y porque si no, no les hubieran dejado irse, terminaron con su Rincón Exquisito. Broche de oro con la dosis de Second en vena. Y con este subidón es hora de cambiar de local y seguir disfrutando de lo que nos ofrece Ballantines.

El sábado 10 se daba lugar una nueva y calurosa jornada del festival. Aunque quería haberme pasado por Galileo a ver a Lori Meyers y Anni B Sweet, el calor pudo conmigo y decidí salir más tarde para llegar directamente al Círculo de Bellas Artes, donde me encontraría con Luis Albert y con mi compi Lorena, la cual disfrutó tanto el concierto que os dejo que os lo relate ella, será como si hubierais estado allí.

la

L.A.

Y aquí están de nuevo los mallorquines, en Madrid, presentando su “King of Beasts” ¡Y nosotros encantados! Sale Luis Albert con su talento y sus dos micros, le acompañan dos guitarras, un bajo que lo da absolutamente todo y una batería que hace retumbar cada rincón de la Sala de Columnas del Círculo de Bellas Artes de Madrid. El Rey de las bestias se adentra en su música, para elevarse hasta la preciosa cúpula del lugar y desde ahí lanzar, como si de fuegos artificiales se tratara, todo su repertorio. El público vibra, se entrega y disfruta cada tema; ya sean los tan amados pertenecientes a Hevenly Hell, entre los cuales pudimos escuchar una preciosa versión de Elizabeth, o también parte de los 17 temas que componen el último trabajo. En un directo donde la potencia de las melodías dieron muestra de la calidad que gastan los chicos de L.A., solo queda cerrar los ojos, disfrutar de cada acorde y esperar impacientes para volver a verles muy pronto.

¡Gracias Loren por contarnos todo con tanto detalle! Yo por mi parte tuve que irme minutos antes de que terminara L.A. para llegar (corriendo) a la sala El Sol, donde empezaba Carlos Sadness. Y tiempo justo para ir al baño y que empezara a sonar ese ukelele tan característico. Carlos estaba contento de cantar en Madrid, se notaba y lo decía. Estaba tan hablador como a él le gusta estar en los conciertos, contando historietas, anécdotas y rememorando anteriores visitas a la capital como aquel sold out en Clamores allá por 2014 (allí estuve, sí) y esa vez en que su ukelele se fue de marcha en la sala But (manos ajenas quedaros lejos). Vale, también estuve.

Parece que Carlos ya no quiere cantar canciones antiguas, “ya no se acuerda de sus letras, las escribió hace mucho” decía, pero menos mal que tuvo un huequito para que sonara Celeste. Aunque echo de menos también muchas otras de su primer álbum, sobre todo “Amores flacos” o “Mátame ya”.

El ambiente iba sonando a verano con sus ritmos playeros, su “Bikini” y “Miss Honolulu”, hasta llevarnos a Groenlandia, versión que se marcó poco antes de terminar el concierto.

A Carlos le surgió una intrusa en el escenario, una fan le quería tan cerca que no sabemos cómo terminó casi formando parte de la banda, y a la que Sadness educadamente le pidió un poco de intimidad.

Carlos se animó a hacer unas rimas hiphoperas mencionando cosas de Madrid y Barcelona que me hicieron mucha gracia, y lo sentimos, no me quedó del todo claro cuál de las dos ciudades prefiere, ¿lo dejamos en empate? Vale.

Y llegamos al punto alto, concretamente hasta el Pirineo Oscense, a “Monteperdido”, donde al ritmo de “lala laralarala” nos vamos despidiendo.

Y hasta aquí nuestras experiencias en este “inabarcable” (adjetivo que le robo a Javier Lorbada, ya que es el que mejor lo califica) Ballantines True Festival. Mucha música condensada en poco tiempo, en muchas salas que aunque no estén muy lejos, no te permite moverte con fluidez dentro de los horarios establecidos. ¿Segunda edición?

 

Redactora: Bárbara Sanjuán

Fotógrafa: Lorena A. Pinilla  loren & roll

 

 

 

Leave a Reply