La fiesta de La Movida vuelve a rememorar grandes éxitos

Total
0
Shares

La Movida Madrileña volvió a conquistar los corazones de aquellos inmortales fans de esta oleada que marcó una era en la música rock de la capital. Esta vez lo hicieron el pasado 15 de mayo, el último día de las fiestas de San Isidro, desde los escenarios del Wizink Center (Palacio de los Deportes) artistas como Nacha Pop, Pistones, Miguel Costas y los internacionales Echo & The Bunnymen, The Stranglers e Immaculate Fools.

Posiblemente, las canciones de Nacha Pop entraron de pleno en ese recuerdo de la oleada rock, como La chica de ayer, un homenaje a la figura de Antonio Vega, que el propio Nacho García recordó desde el escenario. Pero la primera hora del festival transcurrió con los Pistones, mientras el público todavía salía y entraba del recinto. A los pocos minutos, la pista comenzó a llenarse.

_mg_9178
Cantante Pistones. /Foto: Angie Ramón

Hay una gran diferencia entre un concierto y un festival, vale. Pero también la hay entre un concierto de los de ahora y de los de antes. No sólo por la gente, sino por el ambiente. Se sentía desde el sentimiento, las redes sociales desaparecieron en ese momento. Tan solo quedaba sitio para alzar las manos al aire y gritar como niños – la mayor parte del público tenía una edad que superaba los treinta – como cuando escuchan la canción favorita de una serie de televisión.

El momento de Miguel Costas (ex) se vio marcada por una recopilación de sus mejores temas de antaño, quiero decir, los de su debut en Siniestro total, como La chica de Barcelona.

De Nacha Pop solo se esperaba su presencia, su gran sonrisa reluciente y su momento de oro. Tomó nota de los deseos del público, y disparó sin meditación sus mejores temas, como Lucha de gigantes o Nadie puede parar, todas ellas incluidas en el nuevo álbum recopilatorio del grupo: La chica de ayer y otras canciones que consiguen que te pueda amar (2017). La mayor parte del público no pudo evitar mover los cuerpos con el sonido, mientras los más atrevidos cogían a sus parejas para emular sus juventudes metidas en pubs.

Foto: Angie Ramón
Cantante de Immaculate Fools./ Foto: Angie Ramón

Los británicos invitados (Immaculate Fools, The Stranglers y Echo & Bunnymen) cerraron la fiesta en el Palacio de Deportes con orgullo. Kevin Weatherill, cantante de Immaculate Fools, subió al escenario con unas gafas de sol que no se quitó en ningún momento. Los aplausos se intensificaron cuando la banda británica marcó el ritmo de la noche con un clásico, Wish you where, que se dio a conocer en los ochenta y que en esta ocasión fueron dos músicos gallegos de gran prestigio (Paco Charlin, Naíma Acuña y Alex Salgueiro) quienes forman parte del actual Immaculate Fools.

Foto: Angie Ramón
The Stranglers./ Foto: Angie Ramón

Pese a que algunas canciones se interpretaron más como blues, algo tranquilo y elegante, el inicio del sonido de guitarra y bajo de los integrantes de The Stranglers hizo vibrar, sin duda, a todo el palacio. De PeachesNo more héroes, la banda compuesta por Jet Black, Jean-Jacques Burnel, Dave Greenfield y Baz Warne eligió un fondo rojo, bastante tétrico, y una vestimenta completamente oscura. Aunque con elegancia, sin duda, conquistó al público con sus temas de estilo punk y rock, como Golden Brown. La noche terminó con un grupo icónico en la escena new wave británica, Echo & The Bunnymen. Uno de sus grandes éxitos es The killing moon, pero también hubo momento de escuchar Seven Seas o Nothing Last Forever antes de despedir la fiesta de la Movida, donde todos pudieron volver a vivir de nuevo aquel sentimiento de antaño cuando uno asistía a pubs para escuchar a sus grupos favoritos de los ochenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like