MAGA PUSO LA MAGIA EN VALLADOLID

Compartenos

img_8207-ag

MAGA PUSO LA MAGIA EN VALLADOLID

El pasado viernes 24 de marzo, el grupo sevillano MAGA encabezado por el vocalista Miguel Rivera, nos deleitó en la sala pucelana Black Pearl Club. Minutos antes de las diez de la noche la gente estaba ansiosa por que los cuatro integrantes del grupo saltaran al escenario, y en efecto no se hicieron esperar. La noche de buena música comenzó con una de las canciones de su nuevo disco “Salto horizontal” llamada “Domingo”. Por suerte esta no fue la única, y de la misma manera pudimos disfrutar de más composiciones nuevas como “Incendios a merced del viento”, “La noria”, “Cuando nadie me escriba” o “Báltico” entre otras.

Entre botellín y botellín, se iba calentando el ambiente ya que Maga no solo interpretó nuevas canciones sino que rememoró melodías más antiguas como “Piedraluna”, “Agosto esquimal” o “Astrolabios”.

Pero la cosa no solo iba de escuchar, sino que el público también tuvo momentos de participar con esos instrumentos de percusión que tenemos incorporados. Sí, me refiero a las palmas, para lo cual como ya viene siendo costumbre, Miguel Rivera solicitó nuestra participación al interpretar “Sal y otras  historias”.

También nos consiguieron cautivar con aquella canción que dio nombre al grupo y fue compuesta en 2001, en la cual volvimos a colaborar en este caso haciendo los coros. En efecto, me estoy refiriendo a “Una piel de astracán” ( maagaa, maaagaa…).

img_8159-ag

 

Cuando ya los miembros del grupo se despidieron todos sabíamos que la cosa no iba en serio,  y para continuar en su juego, la gente exhortamos otra canción a sabiendas de que el espectáculo no había terminado aún, ya que faltaba la mítica y representativa “Diecinueve”. Cuando volvieron a aparecer ante nosotros, como no podía ser de otro modo nos rendimos a sus pies, pues culminaron la noche de la mejor manera posible.

Al final del concierto, nos invitaron a acudir al Merchandising que tenían al otro lado de la acogedora sala, en el cual vendían discos y camisetas entre otras cosas, que sin ningún problema podían ser firmadas por sus cuatro componentes (Javier Vega (bajo), Pablo Cabra (batería), César Díaz (teclados) o cómo no del ya mencionado Miguel Rivera (vocalista y guitarra)). Todo esto mientras charlabas, te hacías fotos o compartías jarabe de lúpulo con ellos.

En resumen, la definición de la noche no les puede venir más al pelo. Una noche MÁGICA.

 

 

Alberto Pérez Manzano

Leave a Reply