Lori Meyers, los herederos del pop para adultos

Compartenos

portada lori meyers

A punto de presentar el último disco en Granada, Lori Meyers se han posicionado en lo más alto de la música indie para adultos, lejos ya de aquellos Supersubmarina, Izal o Leiva que continúan siendo los grupos favoritos de un público juvenil. Hace un mes que ‘En la Espiral’ (Universal Music, 2017), su sexto álbum, se vende velozmente en el mercado. ¿Su truco? Ser, básicamente, uno de los grupos nacionales que más ha hecho vibrar escenarios. Podría decirse, incluso, que algún día recibirán la herencia de Los Planetas, a no ser que “algún día no tengamos nada que contar, entonces dejaremos de hacer música”, tal como subrayaron meses atrás en una entrevista.

Los granadinos Noni López,  Alejandro Méndez y Alfredo Núñez van dando pisadas de gigante. Así lo pudimos ver el pasado fin de semana en el 15º aniversario de La Radio Encendida (Radio 3) que, junto a más artistas, adelantaron temas del nuevo disco como Evolución o Siempre brilla el sol.

A decir verdad, ni siquiera las canciones de antaño de Lori Meyers desaparecen en sus conciertos ni en salas de música. Desde que en 2004 aparecieran con ‘Viaje de Estudios’ – que, por cierto, todavía sigue sonando en alguno de sus bolos – no ha habido algún parón tan largo en su trayectoria musical como el que tuvieron entre ‘Impronta’ y ‘En la Espiral’. Los Lori han confesado en muchas entrevistas que pasaron por una etapa de mucha velocidad a lo largo de los últimos 10 años, un cuentaquilómetros que no dejaba de correr en sus cabezas para generar tantos hits con tanto éxito. Un ejemplo: Luces de neón, Alta fidelidad, Mi realidad o Emborracharme son solo algunos de esos singles que nunca se olvidan. La realidad es que los de la localidad de Loja siguen siendo los número uno después de tanto tiempo, y aunque han sido cuatro años de espera el resultado merece su respeto.

La primera canción que conocimos del sexto álbum fue Evolución, un trabajo muy personal que ofrece una cara distinta de la que vimos en ‘Impronta’. En esta ocasión han querido transmitir una especie de espiral del tiempo. Volver a recordar el principio de sus vidas con Vértigo I  y retroceder hasta hoy con Vértigo II. De ahí que la primera tenga relación con la última. Hay algo espiritual en sus letras, una melancolía romántica, pero sin perder esa esencia rockera que tanto les representa.

Siempre brilla el sol recuerda a esos días de verano, donde siempre hay una solución a los problemas. A decir verdad, a Lori Meyers sólo les ha hecho falta cuatro años para preparar muchas cosas y vivir de una forma humilde, tal como lo  han representado en este trabajo.

Los punteos al principio de Zona de confort y de Océanos o ese sonido de la pandereta en los estribillos recuerdan a Espíritu Olímpico de Los Planetas, además de la voz de Noni con eco al final de sus versos tan al estilo de Jota. Quizá ya porque or eso Lori Meyers hayan conseguido un álbum casi de coleccionista, una obra maestra que próximamente presentarán, también, en Madrid y Barcelona – sin olvidarnos de las confirmaciones en festivales para este verano que, de momento, pasarán por WAM Murcia, Mallorca Live Festival y el Tomavistas –.

Angie Ramón

Leave a Reply