La Cara B del festival de pop independiente

Compartenos

cara-b

La Cara B del festival de pop independiente

El sábado 18 de febrero Joe Crepúsculo acaparó la atención de todo el público con su presentación del nuevo trabajo ‘Disco Duro’.

Llega a ser algo común ver a miles de personas caminando por las Ramblas de Barcelona un fin de semana cualquiera. Sin embargo, fue poco habitual que el pasado sábado la parada de metro Sant Andreu se llenase de tantos grupos, jóvenes en su mayoría y con una vestimenta hipster, que aligeraban el paso para llegar a un mismo destino.

La antigua fábrica Fabra i Coats acogió la tercera edición del Festival Cara B, donde se dieron la mano la oscuridad del rap y la armonía del pop. Y parece mentira, pero tienen mucho en común. O al menos así lo vivimos nosotros, el público, esa admiración de las corrientes más callejeras frente al volumen de un teclado y una guitarra eléctrica.

7 notas 7 colores, Yumi Hip Hop y Agorazein rompieron los esquemas de la buena sonoridad la noche del viernes. Capaces, incluso, de un ‘sold out’ días antes de la cita. El sábado la historia se repetía, pero esta vez con el veterano Crepus (Joe Crepúsculo) en su último ‘Disco Duro’ (el Volcan Musica & Ópalo negro, 2017). En el recorrido hasta la entrada, esa última noche, los acordes electrónicos de un cd de El Guincho, que pusieron los organizadores, empezaron a recordar a los asistentes que esto iba en serio. A pocos minutos del acceso masivo al recinto, Los Nastys fueron los primeros aplaudidos, con intención de escuchar sus acordes favoritos. Temas como Fumar, beber y romper fue uno de los temas elegidos para arrancar bien la Cara B más pop.

Septiembre de 2016 llegó a ser un buen mes para Fiera porque sacaron nuevo disco, ‘Aljafare’, su segundo ya tras seis años sin volver a un estudios de grabación. Sus sonidos se mantienen, ese postpunk experimental y el volumen elevado del bajo. En paralelo al escenario, Cara B ofreció un espacio para el B·Sual, una exposición anual comisariado por Hits With Tits, un colectivo que reivindica a la mujer en la cultura musical independiente. Trataron de representarla con 39 obras audiovisuales e ilustraciones que emulaban una portada de un disco o el icono del músico favorito del artista. De fondo sonaban Las Rosas, un ruido tranquilizador, pop, armonioso y rítmico. La mayoría de temas procedían de ‘Flower in the sun + Mr. América’ (Dizzybird Records, 2015).

El momento de la cena o el picoteo, o incluso del cerveceo ilegal fuera del recinto, coincidió en hora punta. La despedida de Las Rosas tuvo un final jugoso con el cuscús de verduras y las pitas de pollo o veganas que ofrecían más allá de la exposición ilustrativa. El plato fuerte, Kokoshca, que arrancó con Mi Consentido, uno de los temas de ‘Algo Real’ (Sonido Muchacho, 2016), su último disco. Durante el concierto las sorpresas continuaron, esta vez con una interpretación distinta de Yo nací a la que escuchamos en el disco, que caló de pleno entre el público.

cara-b2

Su final vino de la mano de Nueva Vulcano, uno de los primeros postres a los que quizá la mayoría del público esperaba desde hacía horas. El grupo catalán retomó la energía que provocó Kokoshca antes de su adiós. Con  Una mañana siguiente  se generó un coro multitudinario, mientras las manos se alzaban al aire para entretener el ambiente. Lo mismo sucedió con El Mirlo, uno de los singles del ‘Novelería’ (Bcore Disc, 2015)

El momento clave del festival sólo tenía un nombre principal. Joe Crepúsculo fue aplaudido con fuerza. Su equipo, Nacho Vigalondo y Aaron Rux juntos en el escenario. A punto de tocar el primer acorde del piano eléctrico, Crepus señaló con orgullo su álbum recién sacado al mercado, ‘Disco Duro’, lo más esperado de la noche, y con intención de ser sorteado al final del concierto. Arrancó con temas conocidos de su discográfica, Toda esa energía o Te voy a pinchar. También recordó A fuego, a grito de un millar de personas que anhelaban ese tema del anterior trabajo ‘Nuevos Misterios’. Sin embargo, ésta no fue la primera canción que pidieron. Durante la última noche, Joe Crepúsculo junto a su equipo “bailarín” estrecharon una fuerte relación con las opiniones de los asistentes. Así que conmemoró de la mejor forma su paso por la música con La Canción del verano. ¿Y quién dice que no es la mejor forma?

El final acabó con Fábrica de baile, con un público revolucionado, con ganas de más. Así que el placer fue la invitación para algunos a subir al escenario para despedir la actuación con un contacto más carnal. Por último, Meneo Dj Set cerró la tercera edición del festival independiente con más cara que nunca.

 

Angie Ramón

 

Leave a Reply