SR. CHINARRO en acústico. SOLO. (El 21, Huesca. 30/12/2016)

Compartenos

SR. CHINARRO en acústico. SOLO

El 21 (Huesca. 30/12/2016)

Soy de escribir de tirón. En realidad, soy de tirón y de al grano en todo. Sin embargo, llevo tres días pensando cómo encarar esta reseña. Vi a Sr. Chinarro el día 30. En El 21, claro. Me van a tatuar en la pared, pero así soy también, de tirón, al grano y a saco cuando encuentro motivación.

Pues bien, si hablo de tirón, al grano y a saco diré que el concierto acústico de Antonio Luque me pareció un drama. Pero si algo se aprende de ir tan a saco por la vida es que las verdades absolutas no existen, al igual que las mentiras a medias no son medias verdades.

Explícome.

Sr. Chinarro me parece un tío extraordinario, con un bagaje indiscutible, un conocimiento al que no puedo ni debo hacer frente y “un señor” al que guardar un respeto que por supuesto, guardo (las comillas no son falta de respeto, sino justo al revés). Parezco rebelde sí, pero es todo fachada. Como decía, no está uno 20 años grabando disco tras disco, dieciséis, siendo alabado por la crítica y seguido por fieles, por que sí. Pero voy a decir lo que pienso (como sí alguien lo dudase…)

Punto 1) Sr. Chinarro es un gran, o el mejor, letrista español hoy por hoy. ¡Hala, sin conocimiento!.

“¿Y tú las cosas de Perec/ a qué no lo quisiste leer?

¿Y tú las cosas del querer/ a qué no las quisiste saber?”

El Progreso (2016)

“No tengo miedo a hartarme de ti, es lo que pretendo.
No tengo miedo a repetir errores horrendos.
De humanos es errar y errar, y nadie ha visto el averno.
No tengo miedo a repetir, no tengo miedo”

Mañana, tarde y noche (2013)

Conjugar en el mismo verso Las Cosas de Georges Perec con las cosas del querer, que son, por supuesto, algo más que una gran película y mejor canción (tengo incorporado a mi hablar diario, desde hace mil, parte de su letra) es muy hábil, sí señor. Y es que solo hace falta mirar alrededor para encontrar a esos pequeños burgueses que sienten el amor como una más de sus posesiones materiales que les llevan a una vida “mejor”, a progresar…

En Mañana, Tarde y Noche, se habla de miedo, averno, amar, ira, soberbia y lujuria con extraordinaria sencillez, pero sin dejar nada por peinar. Son esas cosas del querer…tan complejas, tan difíciles y que Chinarro plasma así, fácil, con cuatro versos.

chinarro

Punto 2) Pues bien, a mi todas estas letras me gusta, si hay que leerlas, leerlas sentada y si hay que cantarlas, cantarlas con acompañamiento musical suficiente y bastante. El sábado en El 21 no se leía, se escuchaba cantar y tocar la guitarra a Sr. Chinarro. SOLO. Sin acompañamiento ninguno. Y eso, eso es duro. Y más duro es soportarlo de pie. Por qué serán unas letras estupendas, pero sin instrumentalización musical, pierden y hacen perder las ganas por agotamiento. Y el concierto se hace largo, y las canciones lineales, y las ganas de terminar exponenciales. Lo siento. Eso es lo que pienso.

Por tanto, en un último gesto de arrogancia y estupidez (imposible lo uno sin lo otro, por supuesto) diré que ver en concierto a Chinarro, sí, siempre que vaya acompañado. En El 21, también, siempre que, en caso de acudir solo, pongan sillas y Coca-Colas para todos (o Red Bull).

Mercè Fajardo

Leave a Reply