Todos los años o el efecto “Last Christmas”

Compartenos

wham

Todos los años o el efecto “Last Christmas”

Soy fiel seguidora de Radio3 pero de vez en cuando se me ocurre cambiar de cadena y pasa lo que tiene que pasar, sobre todo en esa época… me pilla de sorpresa; conduciendo, trabajando, cocinando y como siempre no estoy para nada preparada. Esa melodía synthpop, con los cascabeles del trineo del diablo que viene directamente del infierno para infiltrarnos el espíritu navideño por el oído.

Si, hablo de Last Christmas de Wham!.

Desde que la grabaron, en 1984, se han vendido casi 2 millones de copias y existen seguramente mil o más versiones de esa canción.

Junto con All I want for Christmas is you de Mariah Carey, Last Christmas debe de encabezar la lista de los most hated Christmas songs ever todos los años. Ese insoportable refrán que se repite y repite, la voz cursi de George Michael y ese sintetizador mezclado con los cascabeles navideños tiene pinta de que la han grabado en aproximadamente 5 minutos después de unos cuantos vinos calientes demás.

Pero seamos sinceros… nos encanta esa canción. Y más aún el video. Queremos correr con ellos por la nieve, en nuestros Moon Boots, abrigos enormes con hombreras, el pelo con las mechas californianas mojada de tantas peleas de bolas de nieve.

No es la estética de los años 80 que nos llama la atención, las miradas devoradoras de George hacía la chica morena, la novia de su amigo por cierto, o el trabajo increíble de los peluqueros para ese vídeo, sino que año tras año consigue que al final caemos todos. Por lo menos una vez. Una sonrisa sale de nuestra boca llena de turrón, los ojos se llenan de lágrimas, pero no por tristeza, sino de emoción, algunos empiezan a zumbar mientras otros, los más expertos, ya cantan la canción completa, toda la letra incluso los “ouuuuhhhs” de Michael al principio y no podemos parar hasta que termine la última campanada.  No es una canción típica de Navidad en que todos están felices sino la historia de un amor fracasado, como nos pasa a todos. Quizá nos ha pasado algo parecido y nos hace reflexionar y sentir compasión.

Es una canción perfecta, creo que pocas tienen ese poder de seguir en nuestras vidas tanto tiempo y sorprendernos cada vez que la escuchamos porque siempre es como la primera vez. Es una sensación de amor-odio. Algo que no queremos pero en el fondo lo deseamos. Y, por ser sincera, aunque no soy muy de celebrar la Navidad, a mí me faltaría algo. Si no la escucho en la radio, me la busco en el Spotify o en YouTube.

Y por si no la habéis escuchado todavía, os dejo el link al video de YouTube:

 

Y, por cierto, hay unas versiones bastante buenas algo más alternativos e indies de Last Christmas, por ejemplo de Florence & The Machine, Jimmy Eat World o, para mí una de las mejores, la de Erlend Øye (parte de Kings of Convenience). Os dejo también el link de esa:

En ese sentido: ¡FELIZ NAVIDAD PARA TODOS!

Christine Dembina

Leave a Reply