INTRO MUSIC FESTIVAL. Fragel Rock, 9 y 10 diciembre.

Compartenos

INTRO MUSIC FESTIVAL

Ven a Fragel Rock

¿¿Fragel Rock…?? Os lo explicaré…luego.

Estamos a las puertas del invierno, una obviedad que no haría falta mencionar siendo el dato absolutamente superfluo sino fuera porque este finde ha tenido lugar el festival más largo del mundo y  en Valladolid. El INTRO MUSIC FESTIVAL Pues bien, a mi y a cualquiera, a cualquiera y a mi, me/nos gustan más los festis en verano, ¿estamos? Porque en Valladolid hace un frío que pela y hay una humedad del carajo. Aunque como dice mi primo “nada que una botella de Ribera del Duero y un lechazo en el Figón de Castilla no puedan arreglar”. Cierto. De esto también hablamos. Ahora no, luego.

Antes de eso, del lechazo previsto para el sábado, llegamos a la ciudad el viernes después de taitantas horas de tren adornadas con paisajes efímeros de Castilla y nieblas densas al acercarnos a destino.  Llegamos y cual lanzadoras olímpicas,  arrojamos la maleta desde el taxi al hotel y seguimos en un trayecto intermitente por obligación (todos los semáforos en rojo, claro) pero raudo por presión. Al llegar al recinto ferial donde se desarrollará el gélido evento nos llevamos la primera sorpresa: largas colas fuera que avanzan RÁPIDO (la seguridad no asegura mucho) y una taquilla para compra entradas/recogida de acreditaciones atendida por dos chicas muy diligentes y amables. Sigo.

rosa

julio
Julio “y lo sabes”

Una vez dentro, lo típico. Sendas barras a derecha e izquierda, un ropero, un stand de merchandising, una barra para comida y baños al final. Vale. Todo visto en cero coma. Dentro se puede hacer el cambio de moneda pero nosotras ya lo hemos hecho fuera (soy catalana y tengo mis prioridades). Catalana y más de treinta, por tanto, dejo la barra de bar para más tarde y voy a otras prioridades: comodidad y comida. En el ropero hay una hermosa cola que sin embargo, avanza (esta también) gracias a la rápida gestión y entrega del correspondiente tiquet-prenda. Donde no hay cola es en la barra de comida. Unos bocadillos mejorables, seguramente, pero oye, no todo en Valladolid van a ser manjares (mejor, también te lo digo…). Una vez cómoda y comida (es decir, habiendo comido) ya solo queda hacerme con una cerveza fría y por mí, pueden empezar. Por cierto, la moneda del festival se llama JULIO y ahora “ya lo sabes”. También sabes que 3 Julios por una cerveza, aunque sea grande, es un poco robo. Y es que cada Julito son casi 2 leuros. Por Dios. Escuchamos quejidos y aullidos de dolor…uhmmm

sexy-zebra
Los putos Sexy Zebra

El cartel del viernes incluye a (por este orden): Maga, con un acústico notable aunque recibido con algo de frialdad quizás por eso de ser los primeros. Después de ellos,  los putos Sexy Zebras. A su regreso de las américas continúan con igual o más energía. Increíble pero cierto. O lo consiguen o se infartan. Desde aquí recomendar alguna tililla o similar para contrarrestar esa adrenalina post concierto, más que nada porque temo por su tensión arterial. La mía ya está a tomar viento. Aunque a estos les da igual tomarse un orfidal que tirárselo por la cabeza…Qué entrega, qué arrollador despliegue de intensidad, vigor y buen rollo. Me encantan, más que eso, me atrapan. Contagian sus ganas de comérselos a todos y a todo. Parafraseando a cualquier viejuno de los 80’ diré que son “dinamita” y que quiero comer, tomar o beber lo mismo que ellos  “Hijo de puta el que no salte” canto mientras salto, claro, huelga decirlo.

ferreiro

Tras esta poderosa actuación es obligada una visita a los baños. Oh, Oh, Oh…Houston we have a problem. Qué mal rollo de cola, de caras largas y de espera cortarrollos. Eso no me ha gustado. En fin, pasamos el trámite y volvemos a por más. Y ese más se llama…Iván Ferreiro. Otro puto amo. Este al igual que Julio el cantante, no la moneda, también lo sabe. Y yo que me alegro. Ese aire de señor vivido que no mayor, leído que no arrogante, despreocupado que no dejado, que se mueve como una lagartijilla y entona con voz profunda sus canciones nuevas, conocidas ya a escasos dos meses de la publicación de ”Casa”, junto a  enormes himnos como Turnedo. Gallina de piel y no ya por el frío. Gracias.

Seguimos la nochecita con L.A. Sa musiqueta dels mallorquinets no tiene nada de diminuta. Stop the Clocks, la mejor y más esperada. Suenan muy bien. Como siempre. Y por si todo esto fuera poco, aún nos queda Dorian. Terminando ya la larga gira que les lleva rodando año y medio, les veo menos cansados de lo que les percibía este verano. Llegando al fin y, o porque tienen ganas o porque las han recuperado, empiezan y continúan el concierto desde arriba, lanzando confetis en la primera canción y sucediendo hit after hit. Bien, vale, de acuerdo. Compro también. Son todo apuestas seguras. Y así termina el viernes. El Dj que se ha encargado de amenizar las esperas entre banda y banda despliega su sesión larga de hoy. Lo hace muy bien, nos quedamos con su nombre, DriDri Dj. Nos lo quedamos pero ya lo disfrutaremos. Hoy no. Mañana. A dormir.

Nos levantamos en un sábado nada radiante de principios de diciembre. Pese a ello,  paseo, y visita a la Plaza Mayor (preciosa adornada de Navidad). Un cuarto de lechazo, medio de Ribera y ansiada siesta de pijama después, entramos en el aún más gélido pabellón de la Feria de Muestras otra vez. Hoy no hay colas, la seguridad es más intensa, hay más camareros en las barras y menos tiempo de espera para las copas. Dicen que les han dado instrucciones diferentes. Bueno, rectificar es de sabios. Y tener una rápida capacidad de reacción es de espabilaos. Mu bien.

Empieza Eladio y los Seres Queridos. Guitarra acústica y voz rasgada para confluir toda la banda en un estilo muy rockero tras el cual Xoel López, cual hombre orquestra y sin necesidad de más nadie, da una lección de buen hacer y maestría consiguiendo él solito, insisto, una unión perfecta entre artista y público. Y eso que siempre me ha parecido un flojeras, lo confieso. Después de esto, “la mandanga cósmica” de Mucho me parece eso, mandanga. Su “Nuevas Ruinas” me chifla, sí pero todo lo demás…ufff, no sé, no lo veo. Sorry por Víctor Cabezuelo ya que me parece un tipo de lo más, pero Mucho en ocasiones me parece Demasiado. Si hasta me recuerdan a los Fragels dando votecitos por su mundo subterráneo con esos golpecitos de cabeza y esas melenitas. ¡Ven a Fragel Rock! Ay.

Será que después de Xoel López no lo veo. Será… después de Xoel y antes de Love of Lesbian. Joder, lo tenían crudo.

santiPero da igual, Fragels o Curris, empiezan ya  los Lesbianos. Y sale él, Santi. Tengo una debilidad, como decía Machín. Y es que, es ver al Balmes Sanfeliu y me vuelvo soná como sus maracas (las de Santi no, las de Machín, xd) Y no debo ser la única, porque todos los que allí están dejan colas, baños, ropero y demás y se acercan a cantar, bailar y disfrutar de Santi y de los demás, que también tienen su aquel, dónde y porqué. No paramos, nos entregamos, nos estrujamos, disfrutamos…todo. Son BRU TA LES. Felicidad. Podría decir que suenan bien, que Santi llena el escenario, el pabellón, Valladolid y media Castilla. Que sus canciones, sus letras, llegan, entran, se pasean y terminan encima de los ojos donde hacen cosquillas, provocan risas y  encienden la mirada con un brillo de “qué jodío es el tipo este”.

Tras semejante fiesta, la noche no decae, un poco de Dri Dri Dj (bravo otra vez, I like it) para terminar con Sidonie. Un final celebrado por todos, abajo del escenario y encima de él, cuando a ellos se une una especie de trouppe a modo de animadores/groupies de la banda. Y es que como en Fragel Rock, en este festival, el más largo jamás vivido y más largamente descrito (y con esto termino), se han juntado diferentes criaturas que conviven en simbiosis en este complejo mundo del indie y de los festivales pero a diferencia de los Fragels, ellos no ignoran lo interconectados que están y lo importantes que son los unos para los otros. Y para los demás. Gracias otra vez.

Y este ha sido mi finde. El vuestro, ¿qué tal, bien? En caso afirmativo, mis congratulaciones. En caso opuesto, ya sabéis donde ir la Purísima de 2017. Allí nos vemos.

Mercè Fajardo

4 Responses

  1. Santiago
    Santiago at |

    Buena crónica, pero lo de Fa, Fa, Va, Valladolid a estas alturas del partido como que sobra.

    Y la canción más esperada de “L.A.”, en mi zona por lo menos, fue “Stop de cloks” 😉

    Reply
    1. Santiago
      Santiago at |

      clocks

      Reply
    2. admin
      admin at |

      Corregido y gracias por la puntualización!

      Reply

Leave a Reply