NUNATAK.- Concierto, El 21 (Huesca, 5-11-2016)

Compartenos

NUNATAK

El Veintiuno, 5 de noviembre de 2016

21

Ni pena de Murcia ni Crimen de Cuenca.

Todo lo contrario, los murcianos Nunatak tienen mucho que decir y el tiempo se queda corto para escucharlo.

Con un frío considerable y pasadas las once de la noche, empezaban los murcianos Nunatak a desgranar eso que han venido en llamar “El Pulso Infinito”, su segundo trabajo. Estamos, por cierto, en El Veintiuno y eso, de por sí y sin más, ya puntúa la noche con un diez desde el minuto uno.

NUNATAK SET LISTLo primero que sorprende es la cantidad de instrumentos y aparatejos. A las ya normales guitarras, bajo, batería…se unen teclados, trompeta, cencerros, incluso atisbo a ver unas castañuelas que más tarde no solo veo sino escucho. Nunca antes el sonido de una castañuela había resultado tan agradable ni se había hecho tan necesario. Multitud de capas instrumentales se unen en unas melodías sincronizadas y harmónicas. Y delicadas. Sobretodo y por encima de cualquier otra sensación, crean un sonido suave a la par que alegre, ensoñador al tiempo que muy real. Elegante a la par que sencillo.

Empiezan la noche con Luz en Su Voz, preciosa y exponente claro de un estilo propio y como decíamos, lleno de capas y sonidos. Seguimos con Luna, más rápida y con un toque muy folk. Intenso y emocionante, así lo sentimos.

Conforme avanza la noche cada vez es más difícil alejar la vista de sus manos, de sus bocas…Es un grupo orquestra, en el mejor y más amplio sentido, como una orquesta sinfónica. Está la sección de viento, de cuerda, metal, madera…Todo sin necesidad de un director al frente. Lo llevan muy ensayado…NUNATAK

Dos cervezas más tarde y un par de canciones de su último trabajo mezcladas con otro par del anterior, la mitad de Nunatak nos sorprende bajándose del escenario con uno cuantos de esos aparatejos para unirse al público en el desarrollo acústico de una de sus, a mi parecer, mejores canciones: Solos. “No hay final ni tiempo alrededor, solo distancia sin cruzar”. Además, escriben bien. Después de esta, nos regalan dos más en la planta cero para volver al escenario y encarar los bises.

La Primera Luz y 4ª Dimensión son bien recibidas pero cuando llega el final con El Grito los sentimientos ya son encontrados. La canción gusta a la primera, a la segunda ya te tiene en bucle. Por tanto, es mi momento. La escucho, la disfruto, la bailo y la siento porque significa que llega el final.

Que me cuenten la pena de Murcia, que no me voy a hartar.

Mercè Fajardo

Leave a Reply