Missing image

Nudozurdo: “Rojo es peligro”

Compartenos

rojoespeligro

¿Nudozurdo? ¿O realmente debería decir Acuario? El proyecto en solitiario de Leo Mateos le ha poseído totalmente y no lo ha podido dejar en el armario para hacer este “Rojo es peligro”, cuarto disco de la banda madrileña. Se veía venir ya en el adelanto, “El grito”, pero yo me resistí a creerlo. Se hizo un hecho cuando le di la primera oída a “Rojo es peligro”: Nudozurdo no está, o es una sombra, menos alargada de lo que quisiera, en este trabajo. Los sintetizadores y teclados han conquistado el territorio y campan por sus fueros. Precisamente lo que me apasionaba de este grupo eran sus guitarras hirientes, su atmósfera agonizante, sus letras desoladoras… “Tara motor hembra” fue uno de los mejores discos de 2011, no solo nacional, fue uno de los mejores en general. “Rojo es peligro” solo tiene de peligroso su título. Podemos hablar de asfixia sí, pero esa que produce la placidez; ¿desasosiego?, el que da dejarse llevar por la melancolía. A pesar de tener en la formación a Ricky Lavado, exbatería de Standstill, y, como no, a su bajista, Meta, uno de los mejores del rock español actual; no se les ha sacado partido porque Leo está en otra cosa, parece, Leo está en Acuario. De repente, una canción como “Felicidad réplica” te hace vislumbrar de nuevo a ese grupo que te gusta tanto, pero no, al llegar “Debo ser un robot”, vuelves a mirar la caja del cd por si realmente no te has confundido de grupo. Quizá a nuevos oyentes les guste este nuevo estilo, atmósferas tranquilas y electrónicas, y esas letras de Leo, que siempre eran como gritos de ayuda o auténticos estertores del amor, ahora siguen por el camino de la tristeza y la soledad, pero, sinceramente, algo anestesiadas o aburridas de sí mismas. Quizá los incondicionales lo encontrarán como una joya original en la discografía del grupo, porque, eso es innegable, tiene la excelente factura de siempre, su sello de buen hacer y genialidad.

Chopito´s Mun

Leave a Reply