CRÓNICA LOVE OF LESBIAN en Madrid: CIRCO PRICE 29 junio 2018

Compartenos

LOVE OF LESBIAN

Teatro Circo Price 29.6.2018

Cuando, desde estás “páginas”, escribimos crónicas de conciertos y demás lo hacemos tratando de transmitir, de la manera más humilde (a veces), lo que hemos visto pero ante todo, sentido. Lo primero es fácil y sale solo.

De esta forma, podría empezar la crónica que nos acontece dando datos. Es algo que me rechifla. Por eso de la facilidad, digo.

Viernes, 29 de junio de 2018, 20.45 horas. Teatro Circo Price. Concierto de la mini gira 20 Aniversario del grupo catalán (parece ser relevante esta información… ¿qué puedo decir?) indie (tan relevante como discutida) Love of Lesbian.

Lo primero que vemos al llegar es una cola quilométrica que no extraña a nadie. Tod@s sabemos que está todo vendido hace semanas. Maldigo mi decisión de comprar a última hora. Tengo entradas de grada. Con buena visibilidad pero de asiento numerado. Me incomoda pensar que puedo molestar levantándome de mi asiento, que no puedo moverme de él, que no estoy cerca de lo que he venido a ver o que me pierdo algo de lo que me van a ofrecer…Esa gente que se queda atrás en los conciertos, que observan distantes, que no se hermanan con el público…Esa gente. No la entiendo.

Conseguimos llegar a nuestras localidades, que así las llamaban antes. La visibilidad es peor de lo que esperaba. Peor según mis estándares de lo “tolerable“, claro. Tratamos de hacernos con bebida antes de que empiece el concierto pero ahí sí que la cola es interminable, como la historia, y para nuestro desespero lo seguirá siendo toda la noche (¿WTF? estas cosas tampoco las entiendo. Tiradores que avanzan más lentos que el caballo del malo, que siempre llega tarde).

Pero a las 20.45h, puntuales, se apagan las luces y un foco anuncia por un extremo de la pista la entrada triunfal del grupo. La luz les escolta hasta el escenario y la cabeza de Ricky Falkner sobresale por encima de las  de sus compañeros. No puedo evitar pensar en Hagrid, el mago gigante amigo de Harry Potter. El que siempre le protege y le es leal. Ahí lo dejo.

Imagino quién puede estar más nervioso y creo adivinar qué estamos hablando de Balmes. Seguramente le elijo a él por desconocimiento hacía los demás. Seguro, pero, al fin y al cabo, la música, la letra, el alma de Love of Lesbian es él y es él quién se desnuda, metafórica y materialmente, en cada actuación. Lleva esas gafas redondas azules que le hacen aún más interesante, si eso fuera posible. Por Dios bendit… Suben al escenario y una ovación advierte que ya, que ahora sí, que ya empezamos.

Se oye el primer “guapo” (el primero y mejor dejar de contar. Sinceramente, no podría), Carta a Todas tus Catástrofes, Maniobras de Escapismo, La Niña Imantada, Mi persunalidad, Noches Reversibles…Luego os dejo el set list. Echo en falta “Satellites“. Sé que la tocaron en el Liceu y la esperaba pero ¡qué más da!, ¡A lo loco, tú!. Todo son temazos. Música de Ascensores, Universos Infinitos, Domingo Astrómatico…Canciones que podemos seguir y cantar de principio a fin. Cantarlas, soñarlas, vivirlas…Hay peña realmente entregada. El señor que tengo al lado, que viene solo y parece grabar TODO EL SHOW, la pareja de delante, que son de ESA GENTE que han mutado de dos a monocigóticos (WTF otra vez) y que viven con tanta emoción cada letra, cada acorde que creo van a procrear allí mismo, la chica que ha saltado de su asiento y se asoma peligrosamente a la valla del foso sin advertir peligro alguno (trabajo más importante tiene en recoger la baba que inunda su barbilla y en la que se puede leer Santi Balmes. A ella le dedico una sonrisilla desde aquí. Te entiendo hermana, don’t worry).

 

Llegamos al ecuador que marca La Noche Eterna. Bru tal. El bajo suena potente y Balmes se crece. No es un tipo alto, ni siquiera mediano, diría yo. Pero en el escenario crece. No hace falta hablarlo. Coincidimos tod@s. Incluso él. Lo sabe. Es imposible que no lo sepa. Se esconde toda la noche en esas posturas, a veces imposibles, en las que se gusta. Posa ante los fotógrafos del foso, lanza miradas al público, se da un baño de multitudes al bajar y arrojar medio cuerpo a las primeras filas…Envidia de lo bien que se lo pasa. Sus compañeros parecen mirarle con condescendencia. Con la mirada que se dirige a los seres únicos, asumiéndolos, queriéndolos… no hay más remedio.

Su éxito es el de un grupo, el de un trabajo en equipo, claro que sí, ninguna duda. Ninguna duda tampoco, a estas alturas de nuestras bajezas (me rechifla la frase), en que Balmes es parte estelar de Love of Lesbian. La esencia es lo que hace que una cosa sea lo que es, ¿verdad? Obviamente, la esencia de LOL es Balmes. Y trasciende aún más allá de LOL. Lo está haciendo con sus libros, con sus dúos, con sus artículos…Que no le da la vida a este hombre. Pero tiene que hacerlo. NO way. Es su responsabilidad para con los demás

Y vamos al tercio final del concierto. “Allí donde solíamos gritar”, “1999”, “Belice”…Punto álgido. Himnos. HItazos. ¡Qué disfrute, oiga! Todo el mundo canta. TO D@S. La cola en la barra sigue. Hay gente rara en todas partes…El sonido es fantástico y la sección de viento, vestida para la ocasión, suena perfecta. Perfecto también el striptease de Balmes en Me Amo. Que si hay que aceptarse y tener autoestima dice…Claro, Sr. Balmes, claro…Ahora entiendo la condescendencia en la mirada…

Llega el momento Leiva. Love of Lesbian tiene amigüitos que a veces no gustan ni se entienden pero así son, así les gusta y francamente, así que pueden. Leiva está correcto, está bien. No puedo decir más… ¡ah, sí! a él le ha tocado Manifiesto Delirista. Un delirio es él, en sí mismo, joder (ups)

Los Niños del Mañana reversionada en “Los de la Manada, vaya hijos de puta”. Una pequeña cancioncita dedica a esos hijos de la gran puta y a sus juzgadores (qué ajco de gente, xd). Una dedicatoria bien diferente al colectivo LGTB y al inicio del orgullo. Un lucimiento de ese mago que es Falkner en Incendios de Nieve. Y calor. Mucho calor. Como diría Varry Brava: “aquella noche hacía calor”.

El Price era un horno (sin bebida a mano, recordárlo es de humanos) y si deshidratados y chupidos estábamos el público, ASADO estaba el propio Balmes . ¿A quién se le ocurre llevar unos pantalones de piel en pleno Julio, en Madrid?…No, hombre, nooo…Es un genio, pero no se viste. SE TAPA. Y pienso en Algo Pasa con Mary. Y en polvos de talco…ay…También pienso en como nadie le advirtió al verle de esa guisa. Empatía joder, qué hay gente que ha perdido la piel por cosas así…

Otra cosa que no entiendo. Y ya van cuatro en esta crónica (WTF).

Pues eso. Que van terminando. Y lo hacen como esperamos, con su Halley, chistera en mano. Aunque… qué poco disfraz hemos visto, también os lo digo. Supongo que la madurez conlleva eso. Dejar las excentricidades para otro momento. Pues que pena…De todas maneras, Halley es coreado cual himno que ya es. OTRO.

Y nos despedimos. Y nos vamos a beber. Y al Ocho donde nos espera un Tres a la Tres con El Columpio Asesino. Asesinados están, eso seguro.

Es que hay cosas que saltan a la vista…

¡SOY UN SER DIVINO, VEN A ADORARME!

FIN

Mercè Fajardo

Leave a Reply