LOVE OF LESBIAN en RIVAS (crónica 14 de mayo 2018)

Compartenos

LOVE OF LESBIAN (Kuve+ Shinova)

Fiestas Rivas-Vaciamadrid (14 mayo 2018)

Este fin de semana estuvimos en las fiestas de Rivas-Vaciamadrid. De los cinco conciertos programados entre el 11 al 15 de mayo, nos interesaba especialmente el previsto como cierre de la cuarta jornada y para deleite de los cerca de 100.000 habitantes con los que cuenta ya esta población que como dato curioso es la que ha crecido más rápido en España en los últimos veinte años, el séptimo municipio más rico de España y el cuarto mayor de 50.000 habitantes con menor riesgo de pobreza de este, nuestro país.

Que igual no os interesan estos datos pero quizás si os interese LA CASUALIDAD (ahí ese guiño a Moderdonia, nación vecina…jeje) que sea un municipio con estas características el que ostente el honor de ser el municipio más poblado de España gobernado por Izquierda Unida, que tenga barrios (uno de ellos con el nombre de Pablo Iglesias) construidos por cooperativas y cuente con un auditorio al aire libre, ENORME (35.000 espectadores de aforo. Cómo me gustan los datos, oiga) que se llama Miguel Ríos. Realmente es un municipio insólito desde el punto de vista sociológico y que me tiene ojiplática. Y emocionada. No sabía yo todos esos datos tan guasquis.

Dicho esto, puedo seguir y de hecho, sigo Para esa cuarta jornada de jubileo y cancaneo (vale, prou. Ok) el consistorio ripense se marcó un Love of Lesbian. Esta vez teloneados por Kuve (el grupo liderado por Maryan Frutos, mujer de bella voz y bello rostro, a su vez hermana de Sean Frutos, líder de Second. Recordad lo que siempre os digo: esto del indie son cuatro dando vueltas…). Fácil no lo tuvo para defender su actuación pero ahí está la chica, cada vez más presente y menos emergente. Pues bien, teloneados, como íbamos diciendo, por Kuve y por Shinova con Gabriel al frente arrojando un chorrazo de voz que cada día es más él y menos los demás.

Para los que no me soláis leer (sabio acierto, por cierto) solo os puedo emplazar a pinchar aquí y recordar lo que, a loco y con muy poca humildad, opinaba sobre Gabriel hace ahora poco más de un año. Si en el pasado veía en él a Shuarma, a Raphael (exagerando y forzando mucho la comparación, sí) a día de hoy, ya solo veo a Gabriel. Ha ganado en seguridad, aplomo y no puedo decir en calidad vocal, porque ya era excelente, pero sí en personalidad. Con un inicio del bolo un poco flojo, no imputable al grupo si no a lo desangelado del lugar a esas horas, supieron ganarse a la, cada vez más numerosa, audiencia hasta terminar tod@s entregados a los estribillos de Niña Kamikaze y Para Salvar el Mundo (cuyo dúo con Sean Frutos es toda una delicia. Cuatro dando vueltas, you know…). Sin olvidar “Qué Casualidad”, “Volver” y “Doce Meses”. Si es que ya van acumulando clásicos esta gente. Y qué majos son. Pues sí, un diez. Parafraseando a los vizcaínos, “ahora que por fin los vemos claro…”.

Tras un intermedio de unos 40 minutos (suficiente para comer alitas de pollo, hamburguesas, pizzas y demás nutrientes calóricos, hiperglucémicos y graso saturados que se podían adquirir en el inside del “acogedor” recinto) vino el plato fuerte. Ya con el sol puesto (el sol y solo el sol, cuidao que os veo) empezaron los catalanes a desplegar un repertorio conocido, coreado, vitoreado, y aplaudido como en todos y cada uno de sus bolos. Normal, también te lo diré.

A la ya de por si genialidad de sus canciones, melodías, letras se une la pericia de unos músicos acostumbrados a repetirlas mil veces, y el ingenio, gracia, originalidad, agudeza e inteligencia (por decir algo, claro) de un Balmes siempre espléndido. Ni la proximidad de sus conciertos de 20 aniversario (Teatro Circo Price, Madrid, 29 y 30 de junio) ni el recuerdo de su Gran Truco Final en el Wizink hace no más de cuatro meses, pudo empañar el éxito de este, otro bolo, de los lesbianos.

Y con un brillo en la mirada, sintiendo que es un soplo la vida, que veinte años no es nada, que febril la mirada, errante en las sombras, que te busca y te nombra…nos fuimos contemplando los fuegos artificiales inherentes a toda fiesta municipal que se precie. (Volver de Shinova, 20 años de Love of Lesbian…La Casualidad)

Bueno, pues molt bé, pues adiós.

FIN

Mercè Fajardo

Leave a Reply