banner-yo-tambien-soy-indieok

SORTEAMOS DOS ENTRADAS para STEVE NORMAN: Spandau Ballet (7.4.2018 Madrid)

 

NEW ROMANTICS

Steve Norman (Spandau Ballet) Sala Copérnico 7 abril 2018

 

Hace unos días se publicaba el nuevo trabajo de La Habitación Roja: Memoria.Sin embargo, el primer adelanto lo conocimos meses atrás. Nuevos Románticos se llama. Mucho hay que contar sobre eso y nadie mejor que yo para hacerlo. Believe me.

New Romantics en el Ritz. En el sofá, los Spandau

Nadie lo diría por mi lozanía y juventud pero yo sobreviví a los ochenta (sin hacer la grulla de Karate Kid) y a mi amor y devoción por los Nuevos Románticos; ese género musical surgido en Gran Bretaña, después del punk y que amparado por la denominada “nueva ola” británica unió a gentes con gustos musicales influenciados por Bowie, Sex Pistols, el soul (curiosa mezcla, rediez. El eclecticismo nació ahí…) . Gente rara, maquillada, ambigua y subversiva que querían dotar a Gran Bretaña de un color y una esperanza que la situación social, la crisis económica y los azotes de las políticas liberales de Thatcher les quitaba. Así nacieron los Nuevos Románticos: músicos, artistas, diseñadores (estudiantes de la Saint Martins, University of Arts London, como un desconocido John Galliano) que pronto triunfarían pero que por un pequeño espacio de tiempo fueron la vanguardia cultural, fraguando el ambiente más cool no solo de Londres, si no de toda Europa.

Y todo esto… ¿a qué viene??? Os lo explico.

A principios de esta semana se paseaba (para promocionar su próximo bolo en la sala Copérnico el 7 de abril) por Madrid y por varios estudios de radio Steve Norman ¿Quién? Steve Norman. El saxofonista (también guitarra, percusionista y compositor) de Spandau Ballet, una de las bandas abanderadas de ese movimiento New Romantic.

 

Para conseguir dos entradas para el bolazo de Steve Norman en la sala Copérnico el día 7 de abril de 2018, solo tenéis que contestar a la siguiente pregunta: ¿Donde celebró Spandau Ballet su mayor concierto y uno de los más multitudinarios de los años 80 que se recuerdan en España, el 2 de mayo de 1987?

 

Algun@s se han emperrado toda la vida en recordar a esos Spandau como cinco tipos que, con el pretexto de un set list pegadizo y popero de dudosa calidad, vendían su belleza (lo de Steve a los veinte no era d’exie mon. Os dejo una fotico más abajo. No era d’eixe mon ni de ningún otro, por Dios) a las niñas de la época (es decir, a mi como paradigma de la niña pava. Ay, ilusos…). Una boy band, vamos. Y ese es el precio por “vender” tu talento a grandes discográficas que exprimen la gallina de los huevos de oro mientras le es rentable y te dejes. A ellos les pasó, a otros much@s, también. Pero Spandau era mucho más. Era la voz de Tony Hadley, reconocida hoy en día mundialmente y con numerosos premios (podéis verle y sobretodo escucharle esta semana en el Suite Festival: Gran Teatro del Liceu viernes 23 de marzo. A él y al pive que se lo ha comido), el talento musical y lírico de Gary Kemp (compositor, escritor, actor y ganador merecidísimo de un Ivor Novello, distinguido galardón que solo unos pocos poseen, además de ser el autor de True, canción ganadora a su vez de un BMI Award for most played song), el muti instrumental y polifacético Steve Norman, el atractivísimo Martin Kemp (sí, el otro Kemp también es actor, una estrella televisa en UK gracias a su papel en Eastenders y por haber firmado un comentadísimo y millonario contrato con ITV), y el rockgod que es John Keeble, un batería adicto al Arsenal y a los coches de lujo (si es que esto último es un talento. A ver, son ingleses. No le pidamos peras al olmo…).

 

A lo que íbamos, esos son los Spandau hoy, ese producto mainstream y popero eran a mediados de los ochenta pero también fueron los primeros indies allá en los primeros años de la década de los calentadores, las hombreras y el hairspray.

¿POR QUÉ? Pocos saben o se interesan por saber que Spandau nació (como muchas bandas) sin recursos económicos. Pero no me refiero a pocos, si no a poquísimos. Chicos del modesto y obrero barrio de Islington, en Londres, que vivieron de primera mano la gran crisis económica que Gran Bretaña atravesaba en la época. Chicos (que pena no escribir chicas…siempre igual) que vieron en la moda, la expresión artística, el grafismo, el mestizaje entre el soul, el pop y la primera música electrónica una esperanza y un way of life que les alejaba, aunque solo fuera los martes noche, de las grises calles del norte de Londres.

 

Y así, sin recursos, con mucha ambición y rodeados de un ambiente en continua explosión creativa, aprendieron a canalizar su potencial. No eran músicos académicos ni superdotados pero el arte les brotaba al contacto con miles de influencias. Ese ambiente cool y artístico les arropó como su banda y les acompañó en su primer showcase en el Scala Cinema de Londres, donde tras el visionado de una película de Berlanga y una introducción escrita por el hoy reputado periodista Robert Elms (íntimo amigo de la banda) los Spandau, siempre con sus mejores y más elaboradas creaciones estilísticas (todas las prendas eran de segunda mano, de tiendas que aún vendían ropajes residuales de la segunda guerra mundial) triunfaron entre los escojidísimos asistentes a la esperadísima premier.

“From half-spoken shadows emerges a canvas. A kiss of light breaks to reveal a moment when all mirrors are redundant. Listen to the portrait of the dance of perfection: the Spandau Ballet” Robert Elms, Scala Cinema 1980

Tras esta y una segunda fiesta de presentación (en el HMF Belfast, un barco de la armada británica que continua anclado en el Támesis) Spandau se convirtió en la banda con la que todos los sellos querían firmar. Pero fieles a su voluntad de controlar creativamente todos los procesos de su arte, fundaron su propio sello, Reformation (algo inaudito en los ochenta) dando la distribución de su discografía a Chrysallis.

 

Dos trabajos iniciales sin mucha repercusión comercial (auténticas joyas indies) dieron paso a su mega éxito, número 1 en veintidós países “True“. Y se hicieron estrellas mundiales, y no pararon de girar, y no pararon de grabar, y fueron la élite de la música inglesa, asistieron a las mejores fiestas, actuaron en el Live Aid, vivieron un sueño que se desvaneció a finales de la década que les vio nacer. Nada quedaba ya de los Nuevos Románticos. Convertidos en ídolos de masas, en referentes pop de marabuntas de adolescentes y protagonistas de los sueños eróticos de toda una generación, dejaron paso a otro momento, otra movida, otra gente…

Volvieron veinte años después. En 2015, en su treintaicinco aniversario y con una PRS for Music Heritage Award, congregaron a miles de fans en el estreno europeo del documental “Soul Boys of the Western World” que repasaba ya no su carrera si no todo ese sueño de rock, pop, romantic star. Visionado del documental y mini concierto posterior en un Royal Albert Hall plagado de caras conocidas y habituales de la prensa musical inglesa durante décadas: Bob Geldof al frente de todos ellos.

Yo, como Suarez, puedo decir y digo que lo pasé en grande: viendo el documental, escuchando en directo después de tantos años sus temazos y en la fiesta posterior en el backstage del Albert Hall. Allí coincidí otra vez con Steve. Le conocí en un concierto años atrás y compartimos copas en Ibiza algún verano (rozando casi los 60 continúan asistiendo a las mejores fiesta, believe me again). Volvió a ser encantador, amable, divertido, educado…un true gentleman y ante todo un gran músico (no he escuchado mejor solo de saxo que el de aquella noche en plena calle de Dalt Vila).

Spandau en el Live Aid. Steve Norman al saxo.

Por eso no exagero cuando digo que es cita obligada, tanto si no llegáis a los treinta como si pasáis de los cuarenta, el día 7 de abril en la sala Copérnico de Madrid. Acompañado por su banda, repasará temas de Spandau pero también de una vida, la suya, de música. Mezclándolo todo con anécdotas de esa época dorada de la música que él y su banda disfrutaron alrededor del mundo.

¡Un poco de nostalgia nunca ha matado a nadie!

Podéis comprar las entradas aquí: https://www.notikumi.com/2018/4/7/concierto-en-madrid

Organiza: Una vida de música 

Pd: mi primer concierto fue ese que hoy es objeto de este concurso. Era una niña y me llevó mi padre. Cosas así nunca se olvidan.

Mercè Fajardo

14 pensamientos sobre “SORTEAMOS DOS ENTRADAS para STEVE NORMAN: Spandau Ballet (7.4.2018 Madrid)

      1. Violeta

        El concierto fue en Madrid. Como me hubiera gustado haber estado allí , pero claro tenía 15 años y era otros años. Pude verlos en el 2007 fue un sueño hecho realidad. Y ahora ver a Steve sería otro. Suerte.

  1. María José

    Madre mía, que ilusión me haría verle!!!! Me escape del instituto solo para verlos salir de una entrevista en la SER, Spandau Ballet era mi grupo favorito

  2. Violeta

    Hoy es su cumpleaños. Muchas felicidades Steve. Espero poder verte el día 7 y felicitarte en persona y conocer también a Sabrina.

  3. Merce Fajardo Autor del artículo

    La ganadora es Cristina. El concierto tuvo lugar el 2 de mayo de 1987 en el Rockdromo de la Casa de Campo (Madrid). Cristina, mándanos tu mail por privado y te haremos llegar toda la info.
    ¡¡¡¡¡Enhorabuena!!!!

      1. Merce Fajardo Autor del artículo

        Disfrútalo y enhorabuena de toda la família de YTSI!!! Saluda a Steve de nuestra parte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *