banner-yo-tambien-soy-indieok

LOS PUNSETES en concierto

Tras muchos intentos y después de perdérmelos en el último de ellos (Festival Indispensables, Valéncia, 18 de noviembre…you’ll be in my heart) por fin, el pasado sábado 13 enero de 2018, pude ver en directo a Los Punsetes. ¡¡¡¡VIVAAAA!!!!!!!

Para tan largo y dilatadamente pospuesto encuentro, Los Punsetes tuvieron a bien honrarme con la elección de uno de los mejores espacios, no solo de Zaragoza, si no de Aragón. Las Armas es un espacio cultural de gestión privada, diseñado para impulsar propuestas creativas en pleno centro histórico de Zaragoza, con un amplio calendario de actividades relacionadas con la programación y producción de eventos culturales, la formación, la creación artística y la integración social. Cuenta con un auditorio multifuncional con capacidad para 450 personas, un estudio de grabación con 4 salas independientes, varias aulas para la formación y realización de talleres de artes escénicas, musicales, visuales y de gestión cultural, zonas comunes para exposiciones temporales, salas de trabajo, cine al aire libre, un escenario exterior y un restaurante…Francamente, un lugar para disfrutar.

las-armas-fueralas-armas-sala

Nos citamos con Los Punsetes después de la prueba de sonido, en el mismo restaurante de Las Armas que ya empezaba a estar “hasta los topes” de público que apuraba esa tapa y cerveza previa al bolo y se refugiaba de una magnífica lluvia . Del restaurante decir que sí a su pincho de tortilla, sí a sus torreznos, a las patatas bravas y a su encargado, que también es indie. No a la presa ibérica, no a las croquetas y definitivamente no a las largas esperas y desorganización cuando la afluencia es 0,1 superior a la habitual…punsetes-ariadna-ant

Pese a los inconvenientes y haciendo gala otra vez de nuestro estupendo humor y saber estar (jejejej) procedimos con esa entrevista. Son majetes Los Punsetes, respondieron rápida y bien a todo aquello que queríamos saber y que además en este caso, nos causaba la mayor de las curiosidades. En breve os daremos cuenta de esa charla. Hoy no. Hoy solo crónica del concierto y reseñita de la sala.

Pasados unos minutejos de las 22.30h saltaba al ruedo la sección masculina de la banda seguidos de una Ariadna discretamente ataviada, esta vez, con un conjunto diseñado por ella (as usual) y con un maquillaje-pintura facial decorativa/tribal que imitaba el mismo estampado de su blusa, tratando de hacer de su rostro un símil de continuidad de su torso. Bueno, bien.

set-listy-punsetesInmóvil, inexpresiva y sin mediar palabra (también as usual) empezó a desgranar uno a uno los temas de su nuevo álbum, VIVA, pero también temazos que ya se han convertido en clásicos del grupo: Mabuse, Alphaville, Camino; Arsenal de Excusas, Viva, Tu Puto Grupo, Opnión de Mierda, Tus Amigos, Me Gusta Que Me Pegues, Maricas…una maravilla vamos. ¿Que puedo decir de todos y cada uno de estos temazos? Que me encantan, no solo son pegadizos si no que destilan ese humor ácido, sarcástico, punzante, absolutamente real y tronchante…esa visión de la realidad propia de una generación que ya está de vuelta, que tiene la experiencia suficiente a sus espaldas como para gritar “a la mierda con esta mierda” a la vez que ahoga un VIVA que esconde lo contrario a una celebración. Con Los Punsetes la letra suele ser lo contrario al significado. Ahí está el truco, en captar la fina ironía…aunque de fina, NA DA.

ariad-punsetesLos Punsetes en directo suenan bien y la voz de Ariadna se escucha nítida, clara y con una entonación y dominio perfectos. A lo primero contribuyó la magnífica acústica de la sala (de la que los mismos responsables nos habían hablado y que certificamos ampliamente después) y a lo segundo, obviamente, colabora el hecho de que Ariadna no mueve, literalmente, ni un dedo en lo que dura su actuación. Tan difícil es no hacerlo, contener impulsos ya no efusivos (esos creemos que a ella ni le cuestan ni le incomodan) si no impulsos físicos: un rascarte aquí, dolerte allí…un algo, que se yo…como difícil es moverse con gracia. Cierto. Ella dice tener un inmenso mundo interior que le hace interpretar para sus adentros. Sea como fuere, si su voz lo agradece, la actuación se resiente.  Su actitud y manera de interpretar consigue captar la atención y se convierte en el objetivo de todas las miradas. Objetivo que consiste en centrar la atención en el mensaje, en la música, en el diseño de su ropa…actuando cual maniquí de los de antes, convirtiéndose en un simple medio a través del cual mostrar y no en el objeto de la muestra. Pues bien, el objetivo se cumple, sí, pero el fin (entiendo yo que sería transmitir mejor ese mensaje) solo se cumple a medias. Parte del mensaje, de la sensación y más en un directo, llega del comunicante al comunicado a través de todo un conjunto expresivo que hace del directo un medio perfecto para terminar de empatizar e integrar en el todo, un glosario. Y con ella al frente, esa parte de integración se pierde. La duda es si se transforma, pero creo que no…definittivamente no para mí, no. Ariadna reproduce fielmente cada una de las canciones, no saliéndose de como fueron compuestas. Y sus compañeros hacen un ejercicio de interpretación acorde con esa escenográfía…Pero, como decía, resulta insuficiente para que el directo tenga la entidad y vida que unas letras así merecerían. Cierto es que el apoyo visual en imagenes y vídeos de la pantalla situada detrás de la banda resulta estimulante pero es un mero ejercicio de observación y no de disfrute.

Es en la fase final del concierto, acompañando a los grandes himnos (Tus Amigos, Opinión de Mierda…) cuando Antonna lanza al público un enorme balón de estrellas plateadas que rebota de aquí hacía allá durante…5 minutos. Es la única interacción con el público y me temo que o llega tarde o es, como decía, insuficiente. Lo sentimos Antonna, no parece que sea de esos conciertos de brazos arriba, me temo. Buen intento pero aquí hemos venido a observar, algún baile sí pero el desmelene, no chico, no.punsetes

Y así llegamos al final. Ni bises ni nada. Eso sí, Ariadna se comunica con el exterior con un “Muchas gracias por venir y escucharnos”.

Gracias a ti, a vosotros. Hacer lo que hacéis no es fácil. De eso estoy convencida. Me he hecho alguna resonancia magnética y o mi mundo interior es pobre (seguro) o el de Ariadna es inmensamente mayor de lo que incluso ella afirma (fijo también).

El tema es que termina el concierto y pese a todo me voy habiéndolo pasado realmente bien y repitiendo esa letra suya que tanto me gusta:

“Hago lo que puedo que es bastante poco, nadie va a sacarme de esta situación, sin embargo pienso que si nadie me ayuda, mucho menos voy a ayudarme yo”

Camino

Mercè Fajardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *