banner-yo-tambien-soy-indieok

CONCIERTO WOLF ALICE en LA RIVIERA Madrid.

wolf

“El ascenso de Wolf Alice.”

Dos años más tarde volvíamos de nuevo a La Riviera para ver el espectáculo sonoro que tan buenos recuerdos nos dejaron los ingleses Wolf Alice, que por aquel tiempo no eran más que una promesa inglesa que pretendían hacerse hueco en el panorama indie-alternativo.

Después de este tiempo y un excelente segundo álbum podemos decir que no nos equivocamos con ellos, y es que el cuarteto de North London tiene uno de los mejores directos que se puede escuchar hoy en día en una banda de sus dimensiones, sin  mencionar que su vocalista Ellie Rowsell es una de las mejores voces del indie actual.

La velada comenzó muy animada gracias a los teloneros Conttra de Barcelona, que con un sonido entre Franz Ferdinand y Foals, consiguieron animar a los que habíamos ido pronto para coger buenos sitios. Posteriormente fue el turno de los británicos, a los que no hay que explicarles cómo hacer un buen concierto de rock. Desde el primer momento claros y concisos, sabían a donde tenían que llegar. Los 2 primeros temas, los que abren “Visions of life”, Heavenward, un tema más shoegaze para empalmarlo con Yuk Foo, el primer trallazo de la noche. Continuaron alternando los hits de su debut “My love is cool”, como You’re a Germ o Your Loves Whore. En ese momento con el público en el bolsillo era el momento de Don’t Delete The Kisses una de las mejores canciones de su último álbum, y donde pudimos disfrutar del potencial vocal y la delicadeza de su vocalista Ellie Rowsell.

El concierto continuo en la misma tónica, hitazos de la banda como Bros o Silk tocados con excelente precisión por parte de la banda, por un lado en la sección rítmica Joel Amey a la batería llevando el peso del ritmo en todo momento, Theo Ellis al bajo al que los fans adoran y que disfruta cada segundo en el escenario, y a la guitarra Joff Oddie, creador de esas atmosferas espaciales a la vez que aporta el sonido más eléctrico con aires noventeros.

El público por su parte respondió a la perfección y disfrutó en todo momento sobre todo cuando se elevan pulsaciones con Space & Time o Moaning Lisa Smile. Y como recompensa en el bis, pudimos disfrutar otro de esos momentos intimos con Ellie en Blush, donde incluso se mandó callar a parte del público para disfrutar al 100% de su voz, y terminar por todo lo alto con Giant Peach.

En definitiva un concierto perfecto, a manos de una banda que reclama un hueco en la primera división del rock internacional.

 

Charles Peter Stevenson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *