CRÓNICA Newton Faulkner y Adam Giles Levy en Madrid.

Compartenos

_dsc0249

Newton Faulkner y Adam Giles Levy, “Inglaterra pasa un domingo en Madrid”.

Llegué a la Sala Moby Dick un rato antes de que empezara el concierto para entrevistarme con Adam Giles Levy (lo que nos contó podréis averiguarlo en breve). La gente esperaba, charlando en un perfecto inglés británico, yo parecía allí la extranjera, cosa que me encanta, y aún así me sentía como en casa. Sale Adam al escenario, es el telonero y yo vengo tan emocionada como puede ir cualquiera a ver a su cantautor favorito en una sala de mil personas, deseando disfrutar de esa dulzura de voz en directo. Presenta su primer EP, Unravelled, cinco temas de un gusto exquisito con alma de folk, pero con ese tinte british imposible de esconder y que hizo que me enamorara de las canciones a la primera escucha. Semblante sereno, botella de agua de cristal, guitarra y pies descalzos sobre una alfombra. Abre con Mightier than your Stone, no está en el disco, al igual que otras tantas del set list que, solo los más afortunados que disfrutamos del directo, podemos escuchar. Un secreto, buscad en YouTube: Adam Giles Levy. De nada.

Ahora le toca el turno al cabeza de cartel de la noche. Tengo que deciros que, para quien no lo conozca, Newton Faulkner es un cantante y compositor inglés que lleva más de diez años de carrera en la que, después de dos EPs, en 2007 lanzó su primer disco: Hand Built by Robots, y se fue consolidando poco a poco como uno de los mejores guitarritas del país. Todo esto que os cuento es para poneros en conocimiento de la calidad ante la que estamos, y para que no os sorprenda el hecho de que hubo gente que cogió un vuelo expresamente desde Londres, para poder disfrutar de algo tan exclusivo como un concierto íntimo de Newton Faulkner en una sala pequeña, ya que algo así en Inglaterra es prácticamente imposible, porque este señor mueve una cantidad importante de público. Hoy estos chicos quieren notar como vibra las tablas que pisan y Newton también sale descalzo, pero tiene su explicación, lo de este hombre en cuanto a coordinación es impresionante; va cambiando de guitarra, tiene tres, y cada cual más desgastada de utilizarlas como instrumento de percusión además de de cuerda, recuerda al más puro rumbero español con esa forma de tocar la madera del cuerpo con los dedos, palma y uñas; os puedo decir que parecía que hubiera alguien allí tocando el cajón, pero no, estaba solito.

_dsc0337-b

Los pies descalzos, envueltos en calcetines de distinto diseño para cada pie, se encargaban de tocar una especie de piano con teclas gigantes, un catálogo extenso de pedaleras y un pequeño bombo; todo ello tocado con una sincronización que pareciera que llevara una completa orquesta detrás, pero no, os aseguro que sigue solo, y defendiendo cada tema con una calidad asombrosa, y lo más alucinante, parece que lo hace sin esfuerzo, lo hace fácil. Ya os digo que no creo que lo sea. Venía a presentar su último trabajo: Hit the Ground Running, del que pudimos escuchar, entre otras, Smoked Ice Cream o There is still time. También repasó repertorio de álbumes anteriores, como por ejemplo, la absoluta maravilla que me hizo saltar las lágrimas: Pick up your broken heart, Far to Fall, Human love, o el gran regalo que coreó la sala: Gone in the Morning; y por supuesto que no faltó su Teardrop, versión del tema de Massive Attack que ha alcanzado casi cinco millones de reproducciones en internet. Sir Faulkner se despide con una gran sonrisa y dejando al público más que satisfecho después de un concierto inesperado en Madrid y que, gracias a 3Notes y Cooncert, hemos tenido el placer de saborear. ¡Mil gracias!

Me voy de allí con la piel de gallina y la sensación de haberme transportado, aunque solo sea por una tarde de domingo, a un pub del Reino Unido, compartiendo la sensibilidad, el espíritu inigualable y el respeto por la música en directo que allí se respira. Os dejo, que voy a comprar un vuelo.

 

Lorena A. Pinilla (Loren & Roll)       

Leave a Reply