Entrevista a Amaro Ferreiro

amaro

Amaro Ferreiro: “Me considero un privilegiado por poder dedicarme a esto”

Nos tomamos un café con Amaro Ferreiro para charlar un rato con él y conocerlo un poquito mejor. Además de guitarrista en el proyecto en solitario de Iván Ferreiro (su hermano) de quien es su mano derecha, Amaro ha vuelto a subirse a los escenarios con su banda para tocar a su público las canciones de su último trabajo “Biólogo”, que sonará en directo el próximo 5 de diciembre en el Café la Palma.

Ha llegado el frío en Madrid, así que es buen momento para tomar un café en esta tarde de otoño. Qué mejor que acompañada de Amaro Ferreiro, a quién tengo el placer de conocer hoy y preguntarle algunas cosillas que quiero que me cuente para que todos sepamos algo más de él.

Después de presentarnos y romper un poco el hielo, tenemos una agradable conversación en la que Amaro se somete a mi “tercer grado”. Espero que os guste la entrevista.

La semana que viene estás de nuevo tocando “Biólogo” en Madrid, en el Café la Palma. ¿Tenías ganas de volver a tocar en la capital?

Sí, la verdad que sí. Con Biólogo es el tercer concierto que hago (…) estábamos buscando la oportunidad de poder tocar los cuatro juntos (se refiere a Pablo Novoa, Fiz Novoa, Marta Toro y el propio Amaro) aquí en Madrid, y surgió lo del Café de la Palma y me parece una oportunidad guay para despedir todo lo que ha sido Biólogo y darnos el gusto de tocar los cuatro juntos y pasarlo bien.

Y… ¿Biólogo qué ha sido para ti?

Para mí significa… aunque llevo muchos años dedicándome a esto, la faceta en solitario la tengo un poco abandonada por falta de tiempo o por falta de tener una manera de contar las cosas como yo quiero (…) al final hasta que surgieron las personas y la manera de hacerlo pues he tardado mucho. Biólogo para mí significa una especie de volver a empezar, coger un poco de rumbo y coger canciones que tenía hechas desde hace tiempo y también canciones nuevas y meterlo todo en el mismo saco, pero sobre todo, quitarme de la cabeza una serie de canciones que quería cantar y que no había tenido la oportunidad y me estaban carcomiendo por dentro. Fue como un exorcismo eso de sacarlas por fin.

Sin duda Pablo Novoa fue primordial. Me aconsejaba mucho, hablábamos mucho sobre cómo debería enfocar la grabación de este disco, y al final me di cuenta de que tenía que ser él quien lo hiciera, porque era el que realmente lo tenía claro (…).

En el fondo “es lo que soy yo.” Con “La ciudad de las agujas” tengo esa especie de relación de amor/odio, porque el primer disco de alguien siempre se ve con extrañeza y siempre es muy diferente de lo que uno tiene en la cabeza. Con” Demos”, creo que era un disco interesante y lleno de música, pero no pudimos tocar y enseñarlo. Entonces entre esas dos experiencias, he tenido que tardar unos años, y pensar que vamos a volver a intentarlo. También Biólogo es un disco con el que “no me arruino haciéndolo” y eso es importante también (…) involucrarte en la música y las canciones pero que no tengas que dejar toda tu vida en ello. Por todo esto, “Biólogo” es algo más placentero, sabiendo lo que se puede hacer y lo que no y se trata de un disco que puede ser tocado solo por mí, o con Martiño en dúo, y con Fiz si vamos en trío y con Pablo si vamos en cuarteto. Algo más dinámico a la hora de ser tocado, que pudiera defenderlo yo solo en cualquier caso.

ama

Lo que más conocemos es tu faceta como compositor, ¿En qué te inspiras para componer? ¿Cómo empiezas una canción? Cuéntame… ¿Cómo se compone?

¡Misterio! (risas) el gran misterio. Realmente no sabes de dónde va a surgir la canción ni en qué te inspiras. Pueden ser cosas que te pasan, o a un amigo, en una película, una frase que oíste. Es como una chispa que surge de sitios muy diferentes. Y de esa pequeña chispa sale todo lo demás.

Pero ¿sueles tener primero una idea o la melodía primero?

Es que es de múltiples maneras. He escrito canciones sin guitarra solo con la idea y lo escribo y no sé cómo va a ser la música. Sin duda el texto es importante. Cuando tienes una idea, unas frases, todo va mucho más rodado.

Otras veces estás tocando en casa la guitarra y te salen unos acordes que te encajan y tratas de montar encima de eso ciertas ideas que tienes.

No hay una manera y cada vez es diferente. Ahora estoy escribiendo una canción, que llevo tocando los acordes ocho meses pero hasta que te surge la melodía y dices “voy a hablar de esto”…

Imagino que tus referencias musicales se plasmarán inconscientemente.

Pues, es una pregunta difícil porque mis referencias musicales… Podría hablar de “The Smiths” o de “The Cure” o de “Golpes bajos” o un montón de bandas, pero en el fondo no creo que haya nada de ellas en la música que hago. Por una parte porque todas estas bandas suelen ser unos músicos muy buenos y una manera de tocar muy particular que yo creo que no tengo. Yo no me considero un guitarrista, si no que considero que la guitarra es un instrumento que utilizo para poder montar una canción. Hablar de referentes me resulta complicado porque aunque tengo muchos y muy variados nunca veo nada de ellos en las canciones que yo hago.

También trabajar con Iván, mi hermano, y haber vivido con él toda mi vida, hace que sea un referente de alguna manera en cuanto que los dos hemos aprendido la música de una manera parecida o siempre hemos hablado de esto nos gusta esto no, pues al final Iván es una referencia sin duda, aunque también una de las premisas de Biólogo era que no se pareciera en nada a lo que plantea Iván en sus discos. Biólogo es un disco más acústico, más natural.

Aunque trabajemos juntos, tenemos una manera muy diferente de hacer las cosas.

Siguiendo un poco con el tema de la composición ¿Qué prefieres, componer o cantar? ¿Crees que las dos cosas son necesarias?

A mí lo que me gusta es componer, pero también es cierto que no me llega solo con eso. Llega un día en que hay cosas que o las canto yo o no van a ser cantadas nunca. Me hace tener espíritu aventurero que me hace hacer a veces mis propios discos. No me considero un “artista” como veo alrededor a mis amigos de profesión, pero yo lo hago parcialmente cuando me surge la necesidad y tengo ganas de hacerlo. Ahora tengo una perspectiva muy diferente de los discos. Tengo muchas ganas de tocar estos conciertos, pero en el fondo empiezo a tener ganas de “estar tranquilo” de empezar a hacer otras cosas y estar más alejado del foco.

Además de componer para ti y para Iván, ¿compones para otros cantantes?

A veces lo intentamos, cuando surge la oportunidad lo hacemos. Te puedo hablar de Sergio Dalma que hicimos una canción para él, y la verdad que fue una experiencia estupenda, y lo hemos hecho alguna que otra vez y lo disfruto mucho.

Es una faceta que te saca un poco de ti mismo, y te pones en las botas de otra persona.

fff

Con Biólogo volvemos a tenerte como autor y como cantante… ¿en el escenario qué quieres transmitir?

La idea era llevar la canción que yo le toco a Pablo Novoa para enseñársela a otro estadio superior, pero sin que pierda la esencia a ser tocada con una guitarra.

 ¿Y cómo elegiste a los compañeros de viaje?

Pues como te comentaba quería hacer un disco que fuera un poco más mío. Por suerte toco con grandes músicos y grandes amigos, pero en el fondo quería controlar la situación. Martiño es colaborador de Iván y mío desde hace mucho tiempo. Es un gran compañero que siempre rema a donde tú quieres ir. Le da igual tocar guitarra, que piano que bajo.

Después Pablo que aparte de productor está tocando las teclas y vistiendo las canciones con su teclado. Y después estaba el asunto de la batería. Me hubiera resultado muy fácil hablar con Xavi Molero que es un batería espectacular, pero en el fondo quería una conexión emocional. Entonces Fiz es un batería joven, que ahora ya vive en Madrid y es músico a “jornada completa”, pero en ese momento creo que era una oportunidad para él para grabar un disco y era alguien joven, con mucha ilusión y me gustaba darle la oportunidad a alguien de que me ayudara a llevar a cabo esto.

Después como músico invitado de alguna manera, hablé con Martí Perarnau, porque Pablo me decía que necesitábamos algo moderno, entonces quién mejor que Martí que es el gran teclista cósmico, que le diera ese barniz suyo.

Ahora te quiero preguntar un poco sobre tus inicios y de cómo comenzaste a tocar… ¿Cómo fue ese momento de subiros a los escenarios Iván y tú tras la disolución de Piratas?

Pues a ver como lo explico jajaja fue realmente espectacular. Realmente ese espíritu con el que comenzamos nos ha acompañado todo el rato. Creo que ahora mismo seguimos haciendo lo mismo que hacíamos con As Ferreiro solo que la banda es más grande, y todo es mejor. Pero en el fondo supongo que todo empieza con la ruptura de Piratas. Iván se siente extraño de alguna manera y necesita romper un poco con el artista. Poder tocar pero no tener que salir él a tocar. Entonces nos inventamos el alter ego As Ferreiro, que eran dos amas de casa con miedo escénico y se nos ofreció tocar en Vigo en un único bar todos los miércoles de cada semana. Entonces ahí se unía por una parte “matar al artista” y que Iván Ferreiro no tuviera que aparecer con su nombre en el escenario y por otro lado, la oportunidad de probar y tener un año muy intenso, en que cada miércoles teníamos que tocar versiones.

Yo siempre he tocado pero nunca antes me había subido a un escenario (…) y hacíamos versiones muy básicas. No había mucha música, pero sí que había mucha intención con las canciones  y con lo que decía la letra de cada canción y cada versión. Entonces eso valía tanto para matar al artista como para hacer un oficio (…) también surgían las primeras canciones que hicimos juntos que al final formaron parte del primer disco de Iván “Canciones para el tiempo y la distancia”.

Fue una experiencia que nos dio muchas alegrías.

Después de contarnos tus inicios en el mundo de la música, nos gustaría saber ¿Qué planes “musicalmente hablando” tienes próximamente”?

Este año con Iván hemos tenido la mejor gira de nuestra vida y lo hemos disfrutado, y lo que nos queda por disfrutar es fantástico todo el equipo que hemos formado, es flipante. Pero también en estos meses hay semanas enteras en las que no soy capaz de encender un micrófono y grabar algo. Tengo ganas de trabajar en investigar, grabar cosas nuevas, probar aparatos diferentes… Estamos un poco más, no diría electrónico, pero sí que queremos probar ciertas texturas, un poco ruido del infierno pero también la belleza desde otro sitio (…)

amarrr

 

Y ¿estás pensando en ese trabajo para ti, para Iván, para ambos?

Es una dicotomía que aún no controlo. Aún no sé cuándo estoy componiendo para Iván o cuando estoy componiendo para mí. Yo creo que siempre compongo para mí. Nunca pienso a dónde va a llegar esa canción. La canción es TODO, entonces cuando tienes la canción hecha da igual si va para un lado o para otro, pero lo importante es hacer la canción.

De las canciones de Biólogo, ¿Cómo las fuiste desarrollando?

Pues de alguna manera Biólogo es una especie de cajón desastre de canciones. Algunas canciones están hechas hace mucho pero seguían rebotándome en la cabeza (…) para mí fue importante para limpiar mi “búfer de canciones” y dejarlo libre para poder hacer otras.

Entre las canciones de Biólogo, ¿Alguna favorita?

Tengo algunas favoritas. “Enfermedad estéreo” es la que más me gusta, también es de las últimas que hice. Que también es curioso, a las últimas que hice, como que les tengo más cariño, y de alguna manera es porque a lo mejor había otras que tenía que haber desechado. Pero por ejemplo “Madam Mim” es antigua y le tengo mucho cariño y quedó muy bien.

“Lógica del límite” que era una canción que me parecía muy rara y a la gente le ha gustado mucho y ahora cuando la toco es como que a la gente le llega de una manera especial. Trueno y Relámpago es como muy espontánea, la hice también poco antes de empezar a grabar. La verdad que les tengo bastante cariño a todas porque en el fondo es un viaje muy largo. Pero quizá es todo un aprendizaje y lo que me falta por hacer es realmente hacer un álbum que sea algo más acotado en el tiempo que tenga un concepto cerrado (…) Seguramente no sacaré un disco cada año, pero espero seguir una estela y que no sea tan dilatado de uno a otro.

Tal y como está todo actualmente, ¿qué opinas del panorama musical actual?

Pues me parece increíble, creo que en España se hacen discos increíbles. Tengo la suerte de que muchos de esos discos los graban amigos míos. Estuve viendo a Love of lesbian y estuve emocionado todo el concierto porque antes de ser amigo suyo había sido fan. Era como un viaje muy flipante a través de mi vida. Y creo que “El Poeta Halley” es un disco muy ambicioso.

También el último disco de Coque Malla es flipante. El otro día estaba hablando con él y pensaba “este tío era mi ídolo”. Y creo que su último disco es un paso muy importante en la música española a idea de producción y de cómo está grabado.

También el disco de “Mucho” me parece increíble. Estoy hablando de cosas muy diferentes pero me parece conceptualmente flipante, arriesgado, como canta Martí. “León Benavente” es acojonante lo que han conseguido, pero también estuve en primera fila en Guadalajara y es una locura Abraham, ver al público saltando, muy potente.

Egon Soda, Ricardo Vicente, me estoy dejando a muchos seguramente…

Me mencionas todo el rato lo que te transmiten los conciertos, ¿Y de los discos qué opinas?

También escucho discos, pero tengo la suerte de ir a muchos festivales y ver a estos grupos tocar. Mucha gente piensa que cuando sacas un disco acaba algo. Que cuesta mucho grabarlo, y sacas el disco y es como “fin, ya tengo disco”. Pero el disco es el día uno.

Por supuesto la industria no tiene nada que ver con lo que era. Creo que ninguno seremos millonarios, pero hemos desarrollado una profesión muy bonita. Yo me considero un privilegiado por poder dedicarme a esto. No me importa que no se vendan discos, creo que lo importante es hacer lo que te gusta y llegar a la gente de una forma u otra.

Y ¿Qué música estás escuchando actualmente?

Trato de oír cosas nuevas como el último disco de Xoel, también a Vetusta, pero también vuelvo al pasado. Estas semanas oigo compulsivamente “Camino Soria” de Gabinete Galigari y me encanta, me parece un disco increíble. Es un disco espectacular, cómo está planteado. Creo que Jaime Urrutia también es una influencia para mí. Calamaro, siempre está presente.

Cosas muy variadas. Ahora estoy escuchando a Kate Bush y a Patrick Wolf, que lo escuchaba mucho hace diez años y estoy volviendo otra vez

Para terminar me apropio de una de tus frases “¿Dónde quieres estar cuando el futuro haya llegado?

Pues haciendo música y tocándola en directo. Ahí es donde quiero estar.

Mil gracias, Amaro. Te vemos el martes en el Café la Palma

 

Bárbara Sanjuán (Bala Swan)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *