FIZ 2017: AMARAL “HIJA DEL CIERZO”

 

FESTIVAL MÚSICA INDEPENDIENTE DE ZARAGOZA

FIZ 30.09.2017

 

Pues este sábado pasado, con el fin de septiembre y la llegada de un convulso octubre, tuvo lugar la XVII Edición del Festival de Música Independiente de Zaragoza.

amaral

Cabe decir que no íbamos, perdón iba, con muchas ganas. El cartel no me seducía in extremis. Kiev cuando Nieva, Triangulo de Amor Bizarro, Morcheeba, Amaral, Sidonie y Yall.

Los oscenses ofrecieron un buen concierto que pese a ser en temprana hora, ya congregaba algunos entusiastas. Más público tuvieron Triángulo de Amor Bizarro que con su “Salve la discordia” llevan más de un año girando. Ensordecieron a los presenten con sus guitarras retroalimentada y ruidosas. No soy muy fan del Shoegaze y es en los momentos melódicos cuando les presto más atención e incluso puedo bailar con ánimo sincero. Huelga decir que ese momento  llega con “De la Monarquía a la Criptocrácia”. Con el “arréglame” (que a mí siempre me ha sonado a arréame, mucho más acorde con el significado de la canción, pero de lejos…) se dió el pistoletazo no oficial a la noche, al menos a la mía. Pues eso, arréame y apaga ese ruido…

sidonie

Tras ellos, Sidonie. Si los has visto por primera vez, te tienen que gustar. Esto es así y yo soy bajita y morena. No tienen canciones complejas, ni letras propias del barroco culterano, pa que nos vamos a engañar pero oye, no tocan mal (delito tendrían después de tantos años) y son simpáticos. Qué eso el gentío lo agradece mucho. Así que música pop, letras divertidas y próximas, una dosis de contoneo con esos medrados cuerpos escombro y ya lo iríamos teniendo. Risa nerviosa me provocaba oír a Marc pedir un chupito para todos y acordarme del café para todos que se discutía al día siguiente no muy lejos de allí…But that’s another history.sidonie-2

Un descanso para baños, pitillos, barras de bar vertederos de amor y volvemos allí, a la izquierda del escenario (hoy la derecha no la quiero ni mentar). Empieza Morcheeba y yo no me quiero perder verla de cerca. Desde el foso os diré que vi a Skye pequeñita, menuda. Enfundada en un traje negro de piel con flecos larguísimos cayendo de sus brazos y sosteniendo una suerte de gafas, se parecía más a catwoman que a la una londinense con ascendencia jamaicana (todos sabemos que catwoman nació en Gotham, claro). Su voz, elegante y cálida, no pudo ser apreciada la mayor parte del tiempo y una ya se empieza a preguntar si es necesario tanto volumen y potencia instrumental. No soy técnica de sonido ni experta en acústica pero si se lo que me molesta y esa fijación por no dar a la voz el merecido papel principal o almenos, no ser conscientes de que eso es lo que ocurre en muchos casos, me empieza a enervar. Queda dicho. El concierto, bien. La falta de conocimiento por la buena parte del público de los que parecían ser el cabeza de cartel, así como la inexistente conexión entre los primeros y estos no ayudó. En fin. 

Y con esto llegamos a Amaral, que tampoco está entre mis top 10 pero sentía una cierta curiosidad ya que no cesan los elogios a la que dicen “es la mejor banda nacional” con el “mejor espectáculo”. Por tanto, por una vez, además de escuchar estaría más atenta, como dice aquel. Yo que no soy fan me quedé anonadada viendo a Eva interpretar “Hijas del Cierzo”, el himno que el dúo ha compuesto para el Zaragoza Club de Fútbol Femenino. Brutal. Precioso. Potente. Y ella, espectacular. Madura y hermosa. Frágil y con la dureza marcada en cada músculo. Claro que los himnos son eso: cantos que expresan sentimientos positivos, alegres y de celebración. Imposible un mejor inicio. El resto, bien. En serio, bien. Se deja ver. Volvería. No aposta, pero volvería 😉

morcheeba

Y llegábamos a La Casa Azul. Tampoco me apasionan. Qué horror, qué drama… ¿para qué vas? Porque no siempre llueve a gusto de todos y si no apoyamos a  nuestros festivales, a nuestras bandas, sino les damos una oportunidad más allá del prejuicio, ¿quién va a hacerlo? Eso y que era el mejor plan cerca de casa…jeje Pues eso, La Casa Azul con el mismo repertorio de siempre más Podría ser peor. Y eso digo yo: podría ser peor. No te digo ná y te lo digo todo.

Para terminar YALL. El grupo al que nadie conoce pero que son los autores de Hundred Miles, la canción de Desigual. Esa pegadiza melodía a base de sintetizadores rítmicos mezclados con la delicada voz de Gabriela Richardson que lleva 5 millones de descargas en Spotify. Los tres miembros de YALL trabajan en publicidad. Dos son diseñadores y el tercero sonoriza spots. Todo ello compatibilizándolo con sus sesiones como Djs en diversos espacios de Barcelona. El director del vídeo de la campaña de Desigual les había oído pinchar y les llamó. Así que sí, allí estuvieron. Poco más.

Y con esto y con We are Not Djs para los más noctámbulos, termino esta edición que, pese a soportar una vez más los inconvenientes de una mala acústica, nos dejó algún que otro momento memorable.

Y ahora, dadle al like y compartid, jodíos. Qué esto nos cuesta tiempo, esfuerzo y dinero. Gracias 🙂

FIN

Mercè Fajardo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *