VETUSTA MORLA: Antes muerto que sencillo

VETUSTA MORLA: NUEVO ÁLBUM Y PRIMER ADELANTO

“MISMO SITIO, DISTINTO LUGAR” (a ver, fácil no será)

Bueno, bueno…pues ya está. Meses de espera, en mi caso años (dos, to be true, desde que les vi por última vez en los Pilares de 2015), falsas esperanzas y tensos momentos (ese Sonorama y esa cortina blanca fue very cruel) para llegar al present day. Ya tenemos tema nuevo de Vetusta Morla. Tema nuevo, fecha de lanzamiento nuevo álbum confirmada y primeras fechas de la gira 2018 sobre la mesa.vm-album

La noticia saltó el pasado 18 de septiembre, hace justo 10 días. La banda de Tres Cantos se sirvió de las redes para desvelar que el 10 de noviembre saldría a la venta su cuarto álbum “Mismo Sitio, Distinto Lugar”. Ese mismo día desvelaban los títulos de los diez temas que lo integrarán y dos días después anunciaron que “Te lo digo a ti” iba a ser el primer adelanto que podríamos escuchar el 21 de septiembre en Radio 3 y a las 00.00h horas en Spotify.

Qué estrés, por Dios. Se no estaba girando curro y cuanto antes lo encaráramos, más mejor. A ver, que tampoco era un esfuerzo… Hicimos, hice, lo que se esperaba. Escucharlo recién salido, calentito y calentita me quedé.

vm-ellos

Se dice que la sensibilidad de una persona ante un sabor determinado depende del número de papilas gustativas que tenga. Hay personas que tienen unas 500 papilas en total y hay otras que pueden llegar a tener hasta 10.000. Éstas últimas son las que se consideran supercatadoras. Yo soy eso. Fijo.

Y ahora esta ¿de qué habla, qué dise?

Sigo. Ya sabemos cómo funciona nuestro sentido del gusto. Esos receptores nerviosos captan la información de los seis sabores: dulce, salado, acido, amargo y dos más que no explicaré ahora (seguiré con ello, si queréis, en nuestra sección “El Cuerpo Humano”). Cuando somos bebés funcionamos con un programa básico que nos dice que necesitamos grasas y azúcar y ahí estamos, bebiendo leche materna como si no hubiera un mañana o como si llegará a su fin nuestro primer festival (fina asociación, ¿eh?). El problema llega cuando vamos creciendo y necesitamos más nutrientes pero rechazamos los alimentos que no son grasos o azucarados porque hemos caído en lo que se llama la infantilización del paladar.

Pues esto, queridos es lo que pasa con Vetusta Morla. Esto y que no se puede escribir bebiendo un copazo. Va, seguimos. Saldré de esta. Yes, I can.vm-temas

Cómo lo veo yo, consumimos una gran cantidad de grasas, otramente llamadas, mierdas secas. Tremendos truños musicales que disfrazados bajo una buena capa de azúcar digerimos cómodamente. Creemos, para más inri, que despiertan en nosotros sentimientos puros y emotividades que no son más que sensaciones y encima, primarias. Ritmos meticulosamente saborizados y texturizados para ser fácilmente escuchados.

Y entonces llega Vetusta. No lo pone fácil. Pero no ahora, yo diría que nunca. Opiniones vertidas estos últimos días (es decir “opinión” y pensar en Los Punsetes, esto no es ni medio normal…), decíamos (no ayer, sino en la frase anterior) que hay quién cuenta que “Te lo digo yo” suena demasiado diferente a Vetusta, que la voz de Pucho está demasiado escondida y distorsionada, que el sonido es demasiado fiero, qué no se ve por ninguna parte esa languidez indie que tanto nos gusta, que si tal Pascual…Pues mira, sí. ¿Y qué? En esencia sigue siendo Vetusta. Un poco más digitalizado, un bastante más trallero pero en “La Deriva” ya se intuía un poco de eso. “Golpe Maestro” destilaba un enfado que, y esto lo leí el otro día (rábia me da), ahora se ha convertido en un cabreo lírico y musical importante. De enjundia, vamos.

Vetusta Morla pone las pilas. Golpea en la cabeza y azota las neuronas. Las pone a trabajar. Las papilas despiertan e intentan asimilar sabores nuevos. Ya sea con ritmos escasamente rítmicos (bravo. Incluir en la definición lo definido es de nota…y alta), como con letras que ni un psicoanalista a tope de paroxetina descifraría (como si la paroxetina aportara conocimiento más allá de voluntad. Ay). En fin…que ahora tú debes decidir si vas a experimentar o vas a seguir lamiendo glucosa en vena. Que en tu derecho estás, pero luego no me vengas con “me lo he perdido por gandul”. Y cansin@.

También te puede pasar que caigas en la Hipogeusia. Ya sabes, la escasa capacidad para diferenciar sabores. La sufren las persones fumadoras, por ejemplo. Intoxicadas de nicotina ya no pueden saborear ni un buen huevo frito (¿a qué sabe el huevo? Piénsalo). Y piensa también en que te intoxica a ti, seguro que lo sabes.vm-gira-18

Y este vendría a ser mi análisis. Fácil no es. Cómodo, tampoco. Entendible, menos pero…“Te lo digo a ti, que haces de esta farsa tu comedia, y te haces fuerte en la viñeta, donde no quiero entrar yo; te lo digo a ti, cómplice de hueco en la nevera, encendida a mesa puesta, bien comido agotador”. Bien comido, agotador. No tengo ni idea de que quiere decir eso pero me encanta pensarlo…

Por si te quedan ganas de más, las fechas de la gira 2018 son las que tienes aquí a la verita y las entradas salen a la venta el 4 de octubre a las 10.00 horas en http://www.vetustamorla.com/pages/home

¡Con Dios! (y con el diablo…je, je)

Mercè Fajardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *