¿HAY VIDA DESPUÉS DE LOS FESTIVALES?

inter

Hoy me pongo a hablar del manido tema de los festivales de música que inundan la geografía española durante los meses de verano, y lanzo una pregunta…¿hay vida después de los festivales?.

Pues desgraciadamente parece que no, por varias razones. Los festivales en comparación con los conciertos en salas son infinitamente más baratos y qué quiero decir con esto, pues que por el módico precio de aproximadamente 30 o 40 euros puedes comprar un abono de dos días y ver a más de 50 bandas nacionales e incluso algunas internacionales, si dividimos el precio de un abono entre las bandas que actúan nos saldría más o menos a un euro y medio o dos como mucho ver a un grupo, con estos precios las salas no pueden competir.

Una sala no puede traer y menos en provincias o poblaciones menores a grupos de primer nivel, por cuestiones obvias, cachés inalcanzables en la mayoría de los casos para la asistencia que va a haber, nadie o casi nadie está tan “loco” como para arriesgar su dinero sabiendo que tiene muy pocas posibilidades de poder recuperar lo invertido, y digo recuperar no ganar algo. Y qué decir si traes a bandas menos conocidas y que en muchos casos son de una calidad infinitamente mejor que estas, pero que no son tan conocidas para el gran público, el fracaso lo tienes asegurado y lo digo por experiencia en el sector.

No se puede competir con los festivales por presupuestos, por ayudas institucionales en muchos casos, por patrocinadores que ven en estos eventos una mina de oro para sus intereses comerciales dejando de lado a los más pequeños y aquí incluyo a todos, salas, medios de comunicación, pequeños promotores y un largo etcétera.

Se acaban los festivales y la asistencia a las salas es lamentable y doy fe de ello porque he asistido a innumerables conciertos en salas pequeñas y no tan pequeñas y sé de lo que hablo. Conciertos en los que tocan dos, incluso tres bandas con precios que no suelen subir de los 10 euros como mucho y el aforo no pasa de las 80 o 100 personas. Estoy hablando de bandas emergentes de mucha calidad que un día serán grandes, pero esto no parece importar a la gran masa festivalera.

carlos-siles

Las salas y promotores pequeños van desapareciendo poco a poco y eso tiene unos efectos negativos importantes, las bandas emergentes tienen menos posibilidades  de poder tocar y de poder abrirse camino dentro de este mundo tan difícil y complicado, los puestos de trabajo de muchas personas que trabajan en el sector también se ven y se verán afectados y la cultura en general también.

Bajo mi humilde punto de vista, hay muchas causas de esta situación y no es fácil el poder solucionarlo a corto plazo. El sector necesita urgentemente de ayudas y de apoyo institucional, que den facilidades y que no pongan trabas…(obvia decir que si eres “amigo” lo tienes más fácil), y que hay muchos intereses económicos y que nadie quiere que le quiten su trozo del pastel, porque no interesa.

La gente en general sólo quiere ver a grupos consagrados y que estén triunfando, este es otra de las razones y hay que reflexionar e intentar dar solución de alguna manera. Cuestión de cultura musical o de “modas”, los festivales del verano se han convertido en una fiesta que va más allá de la música y da igual quién toque en general, con haber un cabeza de cartel o dos de los que todos sabemos es suficiente para comprar el abono e ir dos o tres días de “marcha”. No sé si es un problema generacional o cultural, el hecho es que cada vez más gente asiste a los festivales y que cada vez más grupos de los denominados “indies”, están en los grandes medios y en las radio fórmulas, que por otro lado me parece bien y que ya era hora. La calidad no tiene que estar reñida con el maisntream, como mucha gente dice y aquí abriríamos otro debate que no viene al caso.

En fin un gran problema que o se toman medidas urgentes o el sector acabará desapareciendo lamentablemente .

Jorge Mat.

2 pensamientos sobre “¿HAY VIDA DESPUÉS DE LOS FESTIVALES?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *