Foster the people “Sacred Hearts Club”.

foster

Foster the people “Sacred Hearts Club”.

Foster the people nos han ido descubriendo poco a poco, soltando como pequeños premios, algunas de las canciones de su último álbum. Finalmente hace unos días llegó el momento de poder escuchar por completo su último disco “Sacred Hearts Club”.

Tres años han pasado ya de su anterior álbum “Supermodel”, y de la primera y única vez que he podido verlos en directo (por el momento) en el Optimus Alive (ahora Nos Alive) de Lisboa. En ese concierto disfruté como una enana de los éxitos de los chicos de Foster, y fue una gran sorpresa descubrir lo maravilloso que puede ser Mark Foster como frontman, su energía y sus bailes contagiaban al público de qué manera.

Escucho con detenimiento su “Sacred Hearts Club” y esto es lo que me hace sentir.

Abre el disco “Pay the man”. Aires r&b con un poco de rapeo por aquí y por allá, y ritmos más electrónicos de lo que nos tienen acostumbrados, distorsiones sonoras y sintes. No me disgusta, aunque no reconozco a Foster the people de momento.

“Doing it for the money” continua con las bases electrónicas por las que se caracteriza este disco. Su estribillo es repetitivo hasta que logra meterse en tu cabeza; los sonidos de órgano te elevan a un lugar más transcendental.

“Sit next to me” es muy remember. Nos llega con aires ochenta, bien de coros y ritmos marcados. A partir del minuto dos dieciocho, con ese “I’ll take you high” parece que se va a arrancar Mick Hucknall (Simly Red) con su “Stars” (videoclip digno de ver. ¡Qué vivan los 90!). Lo cierto es que el ritmo de este corte de los Foster me encandila y me pongo a flotar.

“SHC” sí me lleva a anteriores discos de Foster, la voz de Mark suena limpia. Sintes, cambios de ritmo, subidón en el estribillo, coros de falsete. Lo dicho, muy Foster. Me gusta.

“Orange Dream” un breve corte casi instrumental que suena tenebroso, un aire Twin Peaks con esas distorsiones y voces raras me trasladan a la habitación roja, terminando con un psicodélico órgano, para luego seguir con “Static Space Lover” y que me entren ganas de escuchar a “Tame impala”. Pero Static Space Lover también podría ser una canción hippy- happy de mis queridos Crystal Fighters. Menuda mezcla chula que han hecho aquí. Es tan psicodélica que no puedo dejar de escucharla en bucle. Me transmite tan buena vibra.

En “Lotus Eater” nos llegan con aires más rockeros y una base muy The Strokes. Con grititos rocker, voces surferas y punteo de guitarra. El final de este corte se une con el siguiente tema, más calmado y melódico “Time to get closer”.

No me gusta nada que después de este ratito llegue ese sonido chirriante de “Loyal like Sid & Nancy”, lo siento, no me pega nada. Parece que está ahí metido con calzador, un tema cuya base bien podría ser de los hermanos Disclosure. O sea, no. Que me gustan estas canciones electrónicas, y de hecho la canción no está mal, pero que no pega nada con el resto del disco. Por cierto, “Sid and Nancy” es un peli de los ochenta basada en Sid Vicius de Sex Pistols y su pareja Nancy.

Se puede decir que este disco es un mezcladito rico que a mí por lo menos no me ha decepcionado, pero sí me ha dejado un poco la cabeza loca y echo de menos algo más de la esencia pop de Foster the People. Parece ser un disco que se divida en distintas partes, con distintos géneros musicales desde el r&b a la electrónica, y creo que me gustan más los primeros cortes. Lo voy a escuchar hasta la saciedad, rezando al dios Foster para que vuelvan pronto por España o a algún sitio donde pueda volver a verlos y cantar muy fuerte todos sus temazos.

 

 

Bárbara Sanjuán (Bala Swan).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *