“Not so far” de Fizzy Soup: un viaje interior.

fizzy

“Not so far” es el nuevo disco de Fizzy Soup, del que disfrutamos desde abril de 2017. Javier Cotorro y Sonia García, los pilares del grupo, querían transmitir al mundo su particular manera de entender y sentir la música. Cosa que han conseguido con mucho esfuerzo y perseverancia.

La esencia de este disco, según la banda, es un viaje interior. La búsqueda de uno mismo y de nuestra verdad. Canciones como “The big black wolf”, nos transportan a paisajes salvajes a la vez que poéticos, dejándonos un sabor transcendental que nos invita a reflexionar y a fluir.

La forma en la que han conseguido grabar este disco lo hace aún más especial. Pues ha sido gracias a una campaña de crowfunding y su edición física ha sido completamente manufacturada por ellos. Son un gran ejemplo de querer es poder.

Querían reflejar su filosofía de vida en él, no solo en sus canciones, sino también en sus formatos. Por ello nos ofrecen la posibilidad de serigrafías limitadas, para aquellos melómanos nostálgicos que no preferirían no vivir en una era tan digital.

A la hora de componer el disco, buscaban algo que les pusiera “el cerebro del revés”, y según ellos lo consiguieron gracias a grupos como Alabama Shakes, Mumford & Sons, Reignwolf o Alt-J. Son influencias muy importantes para ellos y las cuales admiran muchísimo.

Sin embargo, no tienen nada que envidiarles, pues están creciendo a un ritmo muy sorprendente y, sobre todo, están consiguiendo su verdadero objetivo: hacernos sentir cada nota que tocan.

Uno de los grandes temas del disco “No prayers”.

Ana Toumeh Soriano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *