Ara Malikian. La tormenta bajo la tormenta.

ara-portad

25 de junio. Getafe. Festival Cultura Inquieta. Inmersos en una ola de calor, la noche amenaza tormenta. En su octava edición, vuelve a contar con el violinista que ha revolucionado el mundo del arte de tocar este instrumento. En el escenario la banda que le acompaña en “La Incríble gira de Violín”, compuesta por violín, violonchelo, guitarra, contrabajo, viola, batería y bongos. Suenan los primeros acordes y aparece este loco genio del Líbano, acompañado de su longevo violín, protagonista de este viaje. Su forma de abrir boca es un caramelo que, incluso, hace saltar las lágrimas de algún asistente. Ara se presenta y saluda. Continúa con una danza armenia llamada “Kachn Nazar”. Entre piezas nos irá contando la historia de su vida y de su fantástico “Ravioli”, nombre de quien fabricó su violín. A este gran “luthier” que cobra vida en el recital, va dedicado lo siguiente: “Con mucha nata”, tema de movimientos divertidos y dinámicos que nos empieza a dejar ver la energía que desprende este hombre.

Cada historia que cuenta arranca las carcajadas del público. En este caso, nos relata sus tiempos cuando tocaba en antros donde la gente no apreciaba lo que escuchaba, y no les quedó otro remedio que innovar, fue entonces cuando compuso “Broken Eggs”.

Rayos, truenos y agua hacen que el concierto pare por razones obvias, aunque Malikian se lo toma con humor y nos tranquiliza, ellos no se mueven de allí, cuando pare continuarán. Si necesitamos algo, ahí están, detrás de la cortina, solo tenemos que pedirlo.

ara-dos

Después de unos diez minutos en los que cientos de paraguas, chubasqueros e improvisados gorros de plástico son los protagonistas, parece que el cielo nos da tregua y la banda vuelve al escenario. En esta ocasión con “La Campanella” de Niccolo Paganini, en la que Héctor, el batería, se encargará del Fa sostenido conseguido con la campanilla.

La mezcla de influencias clásicas y rockeras, adquiridas de su padre y su hermana respectivamente, hacen que este artista no tenga reparos en interpretar a Mozart, Beethoven o te sorprenda con “Kashmir” de Led Zeppelin; momentazo en el que la batería sacó toda su potencia y la suma de todos los instrumentos no tuvo nada que envidiar al mejor concierto de Rock. Le siguió “Misirlou”, de la banda sonora de Pulp Fiction. Y aquí me paro, respiro, me emociono y vuelvo a sentir como se me eriza la piel al escuchar “Life on Mars”, de mi amado David Bowie, saliendo de un violín, instrumento, cuyo sonido me llega al corazón. Aquí ya me rindo, soy feliz.

El final se acerca, aunque él se quedaría toda la noche regalando propinas y bises. Está tan encantado que se acaba de auto invitar al Cultura Inquieta de 2018.

Termina con una pieza de Bach, más de diez minutos en los que el poder de la música consigue un silencio sepulcral, la luz de los flashes y de los relámpagos iluminan a un Ara Malikian que se pasea entre los allí presentes regalando su versión más dulce. Es emocionante ver a niños, no tan niños, padres, abuelos, rockeros, punkis, conservadores, veinteañeros invadidos por el reagueton; todos disfrutando de la misma melodía, de lo clásico, del origen de lo que hoy nos ilumina el corazón. Señores: es música. Es poder.

 

Lorena A. Pinilla

4 pensamientos sobre “Ara Malikian. La tormenta bajo la tormenta.

  1. Carmen pastor Garcia

    Es el Duende del violín como dicemi amiga. Si le escuchaspor primera vez ya no sale de tu alma…se queda contigo par siempre

  2. Anselmo

    Maravilloso el concierto
    Tuvimos la suerte de entrar los primeros y ver el ensayo, despues aguantamos el chaparron bajo una capa roja en primera fila hasta el final
    Merecio la pena el remojon y como Ara dice nos volveremos a ver el proximo año

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *