Presentación de Sotacaballorey, tercer álbum de SCR, en Costello.

scrbuena

Te citan para un showcase para medios. Lo que esperas, unos temas del nuevo trabajo y alguno para recordar lo anterior, unas cervecitas y para casa. Pues los chicos de SCR, sin comerlo ni beberlo, nos presentaron todo el disco además de otros tantos temas de los dos trabajos anteriores. En fin, un concierto en toda regla.

Sotacaballorey, el tercer álbum de la banda, editado por el sello Entrebotones y producido por Juan de Dios Martín (Amaral, Xoel López) y Andrew Scheps (Black Sabath, Metallica, RHCHP, Adele…) salió a la venta el 3 de mayo y las primeras impresiones no podrían haber ido mejor. Pero allí nos citaron, para dejar claro que, si el disco nos había gustado, el directo no iba a decepcionar en absoluto.

Lo primero, sorpresa a la batería, Lete G. Moreno, ocupando el puesto, ¡Y de qué manera!, de Ekain Elorza, quien por distintos compromisos no podrá estar en esta gira presentación.

Empezaron abriendo boca con un par de temas de “Hipnosis” y “Sado”. A partir de ahí  empezaron a desgranar “sotacaballorey”, álbum que, como confesó Eduardo, se lo han tomado con calma y han grabado en dos días en vez de en uno, ante lo que se pudieron escuchar divertidos gritos de ¡Vendidos!

scr

Con “Rey tuerto” nos descubrieron la invención del “disco-stoner”, en “imbécil”, el señor Edu  Molina empieza a alternar con otro micro para dar un efecto diferente. Otra de las sorpresas es que se nos ponen tiernos, y dedican una canción, “Madre”, a esas que les habrán repetido mil veces lo de “¡córtate el pelo y aféitate hijo, que se te vea esa cara tan bonita!”. Con “Chica Loca”, tema producido por Andrew Scheps, nos devuelven por unos minutos al más puro rock  de los 90, y del que ya hay videoclip. (https://www.youtube.com/watch?v=D1B9bGwWeOk ). Para no perder ni un segundo avisaron de que empezaban los bises del tirón, donde no podían faltar temas como “La Vieja” o “Puedes”, para terminar con “Caballo”, canción que abre este último trabajo y que tuvo un recibimiento más que bueno entre los allí presentes.

En fin, que todo salió a pedir de boca. La voz de Edu acompañada de sus constantes riff de guitarra, un bajo (Jose A. Solís) absorbente, y no podéis imaginar lo que me gusta que se aprecie claramente el bajo; y el ritmo y la potencia brutal pero controlada de la batería de Lete. Una onda expansiva de Rock que hizo que no quedara tímpano con cabeza en la bóveda de La Costello.

 

Lorena A. Pinilla

(Loren & Roll)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *