“Si viviese en Madrid no podría hacer los discos que he hecho”

Imagen extraída de su página oficial de Facebook.

SMILE huele a aire fresco, mar, surf y a montaña. “Haciendo surf es donde uno celebra lo bueno y olvida lo malo”, dice John Franks, líder y productor de este cuarteto (hasta hace poco, lo integraban tres). Desde que Smile sacó su segundo disco ‘All roads lead to the shore’ (2011), el sueño de cualquier banda emergente se hizo realidad para ellos: girar por toda la Península y preparar nuevo contenido para sus siguientes creaciones. Hoy sale a la venta su ya cuarto trabajo, ‘Happy Accident’, engendrado y diseñado por el propio líder y coproducido por su teclista, Antonio Garamendi. Un disco que les llevó desde Sopelana (País Vasco) hasta Francia para grabarlo en poco más de una semana. John Franks, nacido en Inglaterra, aterrizó en Getxo cuando apenas sabía hablar. De ahí aprendió a querer el mar tanto como a su música. “Si viviese en Madrid, por ejemplo, lejos del mar, no podría hacer los disco que hago”, nos dice.

¿Cuál es la razón para que estuvieseis alejados de la música durante un año y medio?

No hubo ninguna razón. Yo creo que los procesos creativos necesitan de tiempo y, claro, después de dos años de gira es difícil enfocar cierta energía para preparar otro nuevo disco. Un año y medio es el tiempo que nos ha hecho falta para comenzar a producir nuevas canciones. Además, somos muy petardos a la hora de terminar los discos porque al final vemos muchas posibilidades sueltas. Sin embargo, este disco lo hemos hecho entero en el estudio, grabamos en Francia 10 días y terminamos lo último en casa.

¿Qué habéis querido crear en ‘Happy Accidents’?

Happy Accidents son accidentes felices que te ocurren en la vida. Nuestro accidente feliz fue Antonio Gramendi, coproductor de este disco y nuevo miembro del grupo. A lo largo de la creación de este álbum vimos muchos elementos felices que, accidentalmente, los hemos incluido. Por eso, quería que el mensaje principal de este trabajo fuese muy optimista. De ahí, happy accidents.

¿Qué revelan las canciones de este álbum?

Aparte de ese optimismo que decía antes, revelan mil historias y mensajes, aunque en este caso lo contamos en inglés. No me gusta escribir y transmitir a través de metáforas, prefiero hacer llegar lo que quiero de forma directa y fácil de interpretar.

La playa, el mar, el surf. Son elementos recurrentes que siempre tienes en mente. ¿Has vuelto a recurrir a esos elementos para formar vuestro cuarto disco?

El mar siempre tiene peso en mi vida. Es mi vía de escape, me coloca en otro lugar, me refresca, me rejuvenece… muchas mañanas en el estudio me pegaba un baño y luego volvía. Es una cosa que está conmigo en todo momento. Podría decir que he escrito lo que he escrito gracias al ambiente que tenía alrededor. Seguramente si viviese en Madrid, por ejemplo, no haría los discos que he hecho en estos años.

A diferencia de canciones anteriores (Good old times o Do as I want), en Born Again o en el sencillo When te lights change vemos un estilo más contemporáneo, bastante pop folck. ¿Era esto lo que andabais buscando?

La verdad es que sí que he buscado contemporaneidad y actualización en los sonidos, sobre todo después de ver la reacción que tuvo City girl (canción del anterior disco). Fue una canción que gustó con diferencia al resto. Ahora, la síntesis y las percusiones han ganado mucha presencia. Y a nivel de composición, las canciones de este cuarto disco suenan más a festividad.

Tenéis un estilo muy similar a Crystal Fighter, un grupo que los podemos ver principalmente en grandes festivales. ¿A SMILE le gustaría participar en este tipo de acontecimientos?

[Risas] También nos dicen que nos parecemos a Vampire Weekend. Pero sí, nos encantaría, aunque nuestra meta principal es tocar en general. En verano sabemos que la mejor manera de hacernos oír es a través de los festivales.

¿Qué sorpresas vamos a encontrar en ‘Happy Accidents’?

Encontraremos 10 canciones, de las cuales nueve nunca antes nadie ha escuchado. Veréis a un Smile con un giro importante en cuanto a la producción y que gustará a mucha gente.

¿Qué tal se porta País Vasco con los músicos o bandas emergentes? ¿Hay facilidades para darse a conocer sin necesidad de ir a las grandes ciudades?

El País Vasco nos ha apoyado ofreciéndonos bolos o conciertos, pero para nada supera la capital, que es donde hay más oportunidades para los grupos. Sin embargo, yo creo que habrá más facilidades en el País Vasco que en otras comunidades autónomas. Es que el problema es que hay muchas bandas, y eso la gente no se da cuenta. Sólo en Getxo habrá más de mil bandas. Mucha gente hace música pero al final hay una especie de selección “natural” donde unos salen a los escenarios y otros se quedan a mitad del camino.

¿Os sentís afortunados?

Afortunados y desafortunados. Hay las dos cosas porque siempre puede ir mejor o peor, pero nosotros somos muy optimistas y vemos el lado bueno de las cosas. Diría que somos una banda en un lugar privilegiado, es decir, que hacemos lo que nos gusta y la gente nos viene a ver. Estamos activos y eso es motiva.

¿Dirías que hay pocos grupos que viven de la música?

Sí, yo no conozco a ninguno personalmente. Es una pena porque si alguien vive de lo que hace significa que da el 100% en su trabajo y al final sale algo muy bueno. Para el resto, nosotros, lo difícil es que el punto de calidad de tu trabajo tiene que ser el máximo dentro de tus posibilidades y, a veces, las posibilidades no son iguales para todo el mundo.

¿Qué os impide girar por Inglaterra, por ejemplo?

Que necesitas a alguien que te mueva por allí, un mánager, y además no tenemos público en Inglaterra. Pero sería maravilloso girar por Europa pronto, aunque primero SMILE tiene que llamar la atención a alguna empresa y hacer el ejercicio de movernos por allí.

¿Cómo estáis preparando los próximos conciertos de vuestra gira?

Estamos trabajando en ello, encerrados en el estudio y ensayando todo el tiempo. En breve anunciaremos algunas fechas y luego iremos a donde nos llamen, por todo el país.

Me ha llamado la atención que compartieses en Radio 3 el significado de la canción ‘Adela’, tu actual novia y que además mucha gente la conoce por programas como ’21 días’.

En realidad hay varias canciones que hablan de ella, lo que pasa que esta es más evidente. Entonces está claro que hay ahí algo, que es mi pareja. Si no lo hubiese comentado abiertamente como hice ese día en la radio, la gente quizá no lo sabría.

Angie Ramón

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *