La noche que sació a los fans en La Riviera

Los veinte años del festival Sonorama hacen recordar, a veces, que España todavía mantiene en lo más alto a la música nacional. Sus veinte años han significado caídas y remontadas, pero siempre conservando la misma filosofía, la que lleva al éxito. Y no sólo a su éxito como festival, sino a los tantos de grupos que han salido de allí y que hoy en día pueden decir que han alimentado a su público dándoles la música que querían escuchar.

Sábado pasado en la Sala La Riviera, gente en la calle y tres grupos esperando su salida en escena. Así concurrieron los primeros minutos al lado del Manzanares. El tiempo no acompañó la ocasión – entre gotas de lluvia, viento y pocos grados de temperatura –, aunque sí lo hizo el momento en que Luis Brea y El Miedo salieron al escenario. Los primeros en romper el hielo, los responsables de conocer a los cientos de asistentes que tenían ganas de pasárselo bien – dice una canción de los Hombres G –. Cantaba Luis Brea que “hay mil razones para ser feliz”, de la canción Mil Razones, mientras los acordes ambientaban una letra que nos retrocedió a su disco de 2015. La hora que dedicaron de concierto llevaba por nombre ‘Usted se encuentra aquí’(2017), su nuevo trabajo, y aunque Nueva Generación rompe con esa barrera nostálgica de su anterior álbum, todavía queda esa dulce melodía pausada.

17523045_1410884548970137_3859466937223986296_n

Foto extraída de la cuenta oficial de Luis Brea

Como si de una velada de boxeo se tratase, el cantante de Shinova comenzó vestido con una bata de boxeador profesional para introducir El combate del siglo, dentro del disco ‘Volver’ (2016). Decoró su entrada magistral con un vídeo en una pantalla gigante y parecía que enseguida rapearía las siguientes letras, pero cambió completamente de estilo cuando pasaron treinta segundos. Su líder, Gabriel de la Rosa, terminó sin aliento. De este tercer disco nos quedamos con su evolución en el sonido: dejan de lado el heavy y pasan a una escena mucho más pop-rock, en la línea de Vetusta Morla y del panorama actual indie. Así lo escuchamos con la canción que da título a su disco, Volver, o con Para cambiar el mundo.

A mitad de la noche, las voces de Second, Luis Brea y Shinova se juntaron para recordar (y recordarnos) a los amigos Supersubmarina cuyos miembros, hasta día de hoy, siguen recuperándose de ese terrible accidente que sufrieron el verano pasado. Ese De las dudas infinitas sonó sincronizado, fue muy aplaudido por el público y abrió el concierto de los esperados Second.

Esto es solo el principio, canción del disco ‘Viaje Iniciático’ (2015), fue la primera de los trece temas que tocaron en más de una hora de concierto. En la primera media hora pudimos disfrutar de grandes canciones como Primera vez o Atrévete. Sin embargo, aunque el grupo liderado por Sean Frutos tuviera algún que otro bajón, también provocó al público un subidón de adrenalina cuando los fanáticos manifestaron el “¡oooooh oh oh oh!” de Rodamos, dentro del álbum ‘Fracciones de un segundo’ (2009), e incluso Nivel Inexperto, con mucho ruido.

Second es, probablemente, uno de los grupos indies que más festivales ha recorrido desde que en 2015 sacaran ‘Viaje Iniciático’. Es por ello que sus canciones están incrustadas en la mollera de todos. Lo más esperado era conocer cómo sonaba en el escenario Invierno dulce, nueva canción del que será, pronto, el décimo disco que saquen. La sorpresa que tenían preparada fue interpretar Lo único junto al actor Carlos Santos, al que el propio Sean Frutos tachó como “muy amigo mío”. Se presentó ante el público junto a su micrófono, y así ambos hicieron un dúo potente, como si quisieran comerse el escenario. También lo vivieron de esta forma los asistentes, sin querer relajar los brazos en ningún momento.

Angie Ramón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *