Boyhood: Momentos de una vida

boyhoodHay Películas en las que resulta muy complicado no verte reflejado de una forma u otra, y eso es lo que me ha pasado con Boyhood. En momentos de una Vida ha sido casi imposible no dejarme engatusar por ella y evocar algunas etapas de mi vida.

El director Richard Linklater, decidió embarcarse en la aventura de su vida: rodar la vida de una familia, desde el momento en el que los dos críos protagonistas no superan los 6 años de edad hasta la etapa universitaria de ambos. Pero todo “casi” a tiempo real: grabando con los miembros del reparto una semana al año durante más de una década. El apreciar en pantalla grande la evolución física de los actores a lo largo de todo ese tiempo es una experiencia única.

Más de 12 años de trabajo es lo que ha necesitado Linklater para concebir la película. Una obra que nos describe perfectamente los cambios que vivimos nosotros mismos en vida, cambios de pareja, de amigos, nuevas ambiciones… Y también incluso cambios en nuestro gusto musical. Y este es uno de los puntos fuertes de la película, su banda sonora, tan variada como la vida misma(valga la redundancia).

Es un amplia banda sonora en la que podemos disfrutar tanto de grupos de punk pop como Blink-182 o The Hives , como indie del momento Arcade Fire, Phoenix, Kings Of Leon, Foster The People, hasta clásicos inolvidables. Pero de esta gran selección de temas destaca uno por encima de todos, “Hero” de los americanos Family Of The Year. Que ya desde el trailer, este tema se erigió como un himno inolvidable, que además, forma pare de los momentos más emotivos del film, y el que para mi, da sentido a la película, el despertar a la madurez cuando el chico se va de casa (puntazo emotivo). La sucesión de temas nos reflejan cuando estábamos en la niñez y pasábamos casi sin quererlo de escuchar punk a escuchar el pop más bobo y facilón. Nada mas comenzar escuchamos Yellow de Coldplay, una canción que muchos escuchan sin parar (yo la primera), y a partir de ese momento se produce una sucesión de temon tras temon.

En el film Ethan Hawke es un loco de la música, y por ello son varios los momentos en los que se mencionan, suenan (o se interpretan) temas de The Beatles, Pink Floyd y similares. El momento “Black Album” es mítico, pero como todo en la vida también lo es aquel en el que Sam se lanza a realizar su propia interpretación del baile de ‘Oops I Did It Again’ de Britney Spears. Una película plagada de instantes memorables usando distintos estilos musicales quedando perfectamente reflejado que la belleza esta en la variedad.

Con más de 2 horas y 45 minutos de música de todos los estilos se consigue una banda sonora que merece mucho la pena escuchar y darnos el gustado de hacer un viaje a través del tiempo para recordar muchos momentos especiales de nuestra vida.

Aquí os dejo la Playlist de la película.:

LBar Noelia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *