YO SOY UNA CHICA GEORGE MICHAEL

Yo soy una chica George Michael.

No sé si eso es muy cool o muy indie o muy pop, pero poco me importa. Puedo deciros el nombre de una docena y más de sus hits, cantarlos y recordar en que momento los escuché por primera vez.

Crecí comprando jueves sí y jueves no la Súper Pop, esperándola delante del quiosco…George, Adrew, la otra mitad de Wham, Spandau, Duran…me enseñaron a amar la música, a tenerla presente en cada instante de mi vida, a alegrar mi día, a tener curiosidad, a ahondar en mi pena, a disfrutar mi felicidad.

Yo sólo tenía 9 años y ellos 15 más pero así soy, precoz. Y feliz. Los 80’ no se podían dejar pasar.

Con los 90’ todo cambió. Empecé a escuchar otra música, la escena era otra. Y no es cierto que todo tiempo pasado fue mejor. Siempre hay bandas, músicos, diseñadores que innovan y que son vanguardia. Gente creativa e inquieta que sale adelante pese a la radio fórmula y al mainstream. Aunque hay momentos en los que es más complicado. Hay borreguismos difíciles de entender, tolerar y con los que convivir supone un acto de paciencia sin igual.

Y luego están los que se reinventan. Bowie lo hizo, Prince no paraba de lucharlo, Madonna lo conseguía una vez tras otra…George Michael con ellos. Grandes iconos que son lo que eran: referentes e ídolos de generaciones.

Su álbum Faith supuso una revolución. Todos vimos 100 veces el vídeo de la guitarra y las botas junto a la máquina de discos. Sabíamos del escándalo que supuso I Want Your Sex. Y bailamos con Freedom.

Y murió Freddie. Y George le regaló Somebody To Love con su banda ¿quién no se acuerda?

Luego se peleó con Sony. Eso también lo hacen los grandes. Lidiar batallas para ganar guerras…No sé si ganó la guerra, pero batallar, batalló. De esa época nació Listen Without Prejudice. Un álbum para escuchar como él quería que lo hiciéramos. Praying For Time, una de sus mejores canciones “The rich declare themselves poor and must of us are not sure”

Después los baños de Beverly Hills con arresto y escarnio público. Escarnio para algunos, venganza y éxito rotundo para George. Outside fue un mega hit. Gay o hetero, George era sexiest man on the earth y cualquiera daría oro y plata por encontrárselo en un baño, en un parque, en la azotea o delante de la Casablanca.

Y más, más…Don’t Let The Sun con Elton John, As con Mary J. Blige, Shoot The Dog con Blair haciendo de perro de Bush (jejeje).

Ayer en twitter chicos/as que no llegan a los 20 escribian no conocer a George. Perdonad pero no es un tema de edad. Es cultural. Nosotros con diez conociamos cuan grandes fueron los Beatles y que los Rollings eran cosa de poca broma. Yo lo tengo claro. Mis gemelos de 8 también.

Mi última sorpresa con George Michael vino de la mano de una canción de Rufus Wainwright (otro grande). Going To Town INCREÍBLEMENTE interpretada en Symphonica. Hubiera dado un brazo por estar en uno de esos conciertos. Y tenía la esperanza de hacerlo algún día. Esto sueño ya no se cumplirá, pero, eh, yo viví los 80 😉

http://www.georgemichael.com/musicvideos/going-to-a-town/

Gracias George.

Mercè Fajardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *