La Fuerza Mayor. Una Escapatoria en la oscuridad

Murcia se está convirtiendo en la huerta musical de la península y es que parece que ya no solo se hace buena música en las grandes ciudad; allí, en 2014 se formaba Viva Suecia, un cuarteto compuesto por Rafa Val (voz y guitarra), Jess Fabric (Bajo), Alberto Cantúa (Guitarra) y Fernando Campillo (Batería) que editaba en enero de 2015 un miniLP homónimo que contenía en su interior 5 temas. Ahora un año más tarde los chicos de Viva Suecia se visten de largo para presentarnos su álbum debut “La Fuerza Mayor”. Paco Neuman es el productor del proyecto consiguiendo una concatenación de estribillos y melodías fácilmente reconocibles, y letras propensas al tarareo fácil que pululan a medio camino entre la nostalgia de The National y el estilo musical de Radiohead. Alternando protagonismo entre los ritmos metálicos que marcan las guitarras y el buen hacer de las baquetas y el bajista, todo ello coronado con una voz de lo más potente que los certifica como una propuesta musical muy por encima de la media de las publicaciones en lo que va de año, sin lugar a dudas.

Las buenas maneras musicales del grupo quedan plasmadas en La fuerza mayor donde se muestran, eléctricos, potentes y portentosos, para decirnos que su propuesta musical es válida, y que han llegado para sumarse a la ya consolidad nómina de grupos murcianos en el panorama indie español.

La Fuerza Mayor comienza “Efe efe” en el que los reflejos de las guitarras van ganando en una sonoridad compacta y genuina como pocas veces hemos escuchado en un disco de debut, pues complementan las coordenadas de los medios tiempos de una forma magistral: «un recuerdo para presumir lo ingrato que es invertir… y nada es inmortal, nada». Inmejorable muestra de la acústica de un tema apabullante como pocos, que se sustenta en un perfecto juego de acordes entre guitarras y la fuerza de la voz de Rafa. “Efe Efe” es una magnífica tarjeta de presentación que nos lleva a Bien por ti, single y vídeo del presente disco, que comienza con un guiño muy Second, y luego deviene en irreverente y majestuosa, carga de adrenalina que promete y mucho en los futuros directos, donde los galopes de las guitarras levantan polvaredas a sus melodías.

Bucles que acaban en secuencias sonoras distorsionadas que les sirve a los murcianos para llegar a Permiso o perdón, otro de los temas estrella de este disco, pues la línea principal que lo define es su equilibrio. Medios tiempos que de nuevo nos susurran las melodías del caos existencial que rodea a nuestras vidas, porque en ocasiones, nuestras vidas fluctúan entre esos dos límites que nos marcan el permiso y el perdón; una dicotomía a la que Viva Suecia hacen acompañar de sus aguerridas guitarras, que pueden clasificarse de todo menos de tímidas, por lo compactas que aparecen en este tema.

En la fuerza mayor nos va metiendo a medida que avanza el disco en la oscuridad ya que la sonoridad que nos regala en “Hasta ahora”, es una de las mejores de los límites por los que la música puede atravesar una fina línea o velo que nos roza la piel y los sentidos para despertarnos de cualquier sueño profundo. Única y sensible, la canción va subiendo enteros entre rasguños de guitarras que tienden al caos pero con un orden perfecto. Sin duda, Hasta ahora es una propuesta de viaje hacia el más allá donde los límites los ponen nuestros sentidos.

Algo más tranquilo comienza El día después de la trampa, para poder recuperarnos del recuperáramos del éxtasis anterior, pero enseguida nos damos cuenta de que todo se trata de un espejismo, pues los ritmos de este tema enseguida nos ponen de nuevo en alerta: «yo soy el mismo que no han conocido ni bien ni mal». Estallidos irreverentes que penetran en nuestros sentidos en una secuencia ascendente.

Las siguientes canciones ya pertenecían a su Ep 2014, y comienzan con Nadie te devolverá el favor, donde ya somos conscientes de que los inicios de Viva Suecia despuntaban la esencia de su alma: «morir en el intento es un opción que nunca nos sirvió». Aquí, la cadencia sonora es más pausada, aunque el eco sigue siendo el mismo, pues la fuerza intrínseca al grupo está muy presente y nos lleva hasta ese tic tac inicial de Palos y piedras.

En Los años, las guitarras contundentes son la señas de identidad de un grupo que no quiere refugiarse en las tranquilas aguas de la indefinición, pues su fuerza y su ímpetu no se lo permiten: «confía en mí seremos carne de rutina», una afirmación que remarcan la animadversión de los murcianos hacia el paroxismo existencial de la nada más absoluta.

El disco acaba como un auténtico relámpago luminoso y rabiosamente feliz, alcanzando cuotas muy apreciables en cuanto a su calidad sonora y musical.

Viva Suecia ha llamado al disco La fuerza mayor, y mayor es la fuerza  con la que a través de 11 temas nos sacan de la oscuridad.

LBar Noelia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *