The purple elephants: “Danza funeral”

0006807458_10

Es el primer álbum del joven y potente quinteto murciano que ya nos sorprendió con un Ep de 5 temas “Flames like ruby gems”.
Disco grabado y producido por Paco Loco en el Puerto de Sta María, masterizado por Mario G. Alberni en Kadifornia Mastering y diseñado por Blonde Poulain: un elefante morado que hace alusión al nombre del quinteto, inspirados por la conocida película de Disney “Dumbo” y su embriagador viaje con elefantes morados después de que el pobre paquidermo bebiera del barril.
Adrián Carlos, Jorge Bayle, Tommy Roch, Fran Imbernón y Alejandro Jiménez presentan once temas que nos llevan de viaje por un mundo de rock psicodélico y blues, que bien da ejemplo de un sonido ya propio, auténtico, con un estilo desafiante y altivo pese a su juventud.
Si empezamos por “Redención”, podemos apreciar influencias de Led Zeppelin con un ritmo que se arrastra en un ambiente oscuro, tétrico, incluso lúgubre señalado por guitarras que marcan un rock sureño tormentoso que se diluye entre los coros. Seguida de “Maldita Sentencia” que empieza con un lúgubre y sombrío piano que desaparece para dar paso a punzantes guitarras, marcando el disco con fuertes percusiones.
Con “Enemigo” y “El Halcón”, las eléctricas guitarras vuelven a marcar el hardrock, la exaltación y el provocador ritmo que protagoniza el disco y desde el principio nos hace engancharnos hasta el último tema.
“Enemigo” es la encargada de abrir el disco con toques de guitarra que ya nos introducen en el aire psicodélico que fundamenta el disco, aquí bien representado por el teclado que marca el ritmo y un pegadizo estribillo: “Mátame o dime adiós, pero no pidas perdón”.
El siguiente tema nos arrastra a “Noche Persa” y la oscuridad de las hogueras en mitad de un desierto bajo las estrellas, con olores a especias y jazmín, que rebajan la intensidad acontecida anteriormente. Una trompeta con una guitarra marca el ritmo y Jorge, con su voz, le da un toque sensual que nos transporta.
“El Desierto” es la adaptación de “Flames like Ruby Gems”. Nos despierta con tormentas de guitarrazos eléctricos y un coro al fondo que intenta suavizar la tormenta.
“Danza Funeral” es el track adverso del que destacamos el papel del contrabajo acompañado de un piano, que ponen en plano el que es el tema psicodélico principal.
“Entre las velas” derrite el hielo polar. Nos muestra su cara más zigzageante, sensual y melódica con una guitarra cortante, un riff pesado y el teclado que con un lujurioso ritmo preparan y dejan el espacio perfecto para la sinuosa voz principal acompañada del coro.
“La Trampa” nos sorprende con una envoltura gélida, más directa, donde el blues marca la norma con letras bien acompañadas por coros y un tremendo solo de guitarra, (el mejor y más energético del disco), que nos deja caer llevándonos hasta el final.
“Insomnio” nos hace volar en un ambiente etéreo con la voz principal, atrapado entre la vida y la ficción. De repente, una base de guitarrazos nos arranca del estado de ensoñación y con fuerza nos empuja y nos pone de pie junto con los poderosos sintetizadores, que dan vida y forma al tema haciéndolo inmejorable.
“El Halcón” es otro tema repleto de magníficas y potentes tormentas de guitarras también junto a la vibrante y alterada voz que guía el conjunto y le aporta fuerza en mayúsculas, que nos habla metafóricamente de un pertinaz halcón cazador que busca escapar y liberarse.

Paz García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *