Suede: “Night thoughts”

suede-nightthoughts

Cuando cae la noche, la mente se relaja y los verdaderos pensamientos salen a la luz. Cuando todo se sume en la oscuridad, es cuando hacemos un repaso del día, de lo hecho, de lo que hemos dejado de hacer, de los deseos cumplidos y por cumplir, lo que nos frustra y lo que nos enfurece. Incluso nos inventamos historias, escenarios, personajes…
Justo eso es lo que ha hecho Suede en su último disco, “Night thoughts”, título totalmente premonitorio de lo que vamos a vivir, porque no solo se escucha.
El señor Anderson y sus chicos comienzan con una canción muy evidente también, “When you are young”. Y, como si ellos también compusieran con el alma de años atrás, tenemos una canción del “Dog man star”, con comienzo espectacular, y melancolía y ganas a partes iguales. La voz de Brett, como si de un personaje se tratara, nos mete totalmente en la historia de esta nostálgica canción.
Y, al igual que en “Dog man star”, de repente estamos en “Outsiders”, sin pausa, con un cambio de tempo que solo Suede sabe hacer para unir dos canciones. ¿Estoy oyendo esa “guitarra Suede” aunque ya no esté Bernard Butler? Yo creo que sí. (Gracias, Richard Oakes).
Nadie me quita de la cabeza que Suede ha hecho un disco conceptual. Va desgranando la historia de la madurez, de los recuerdos, de la añoranza, pero también del que se sabe pisando fuerte donde está ahora.
Esas tres primeras canciones unidas, subiendo de ritmo y de tono me lo cuentan.
Quizá “Bloodsports” fue el disco del regreso, del “aquí estamos nosotros”, del “nadie puede ocupar nuestro sitio”, esa rabia y ese ansia del regreso se notaban.
“Night thoughts” es el disco de Suede ahora, de la madurez, del que ha pasado por mil historias, incluso por la muerte, y reflexiona en las noches largas en vela.
Por eso tiene canciones tan grandes como fueron en su día “Asphalt World”, “Two of us”, “Daddy’s speeding” o “Still life”, canciones hechas desde la experiencia, no desde las hormonas o las sustancias, como pasaba con otras canciones de Suede, (que muchas también eran geniales, todo sea dicho).
Canciones como “Pale snow” , “Tightrope” o “Learning to be” que son solo apenas la guitarra y la voz de Anderson desgarrándose.
Y otras como “What I’m trying to tell you” o “Like kids” que son puramente Suede, incluso, la segunda lleva ese coro de niños maravilloso que va subiendo al final de la canción.
Incluso se permiten hacer una intro, no al principio, sino para finalizar el disco. Ese corte tan breve ,“When you were young”, nos anticipa ese increíble final que es “The fur and the feathers”, la noche acaba de manera impresionante.
Un disco totalmente Suede, quizá a algunos es el Suede que menos les gusta, pero no hay que olvidar que Brett Anderson ha estado hasta con la muerte, creo que ya no puede escribir muchas canciones como “Trash”, no en vano, ya por aquel entonces escribieron esa maravilla inimitable que es “Asphalt World”.
Con el tiempo se verá que “Night thoughts” es un álbum tan increíble en su madurez, como aquel “Dog man star” en su juventud.

Chopito’s mum

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *