David Bowie: “Blackstar”, (una reseña-homenaje desde la rabia más intensa)

7c134e85b1f8bc114c63e79b48049fd5.600x600x1

Sé que quizá esta reseña llega un poco tarde, pero es que me ha costado mucho escribirla. No porque yo sea la fan número uno de David Bowie y haya estado de luto y tal… No.
Lógicamente, estoy triste, pero sobre todo estoy cabreada, con todas las letras.
Hace casi un mes llega a mis manos “Blackstar”, el que hace el vigésimoquinto ábum de David Bowie, un hombre que tenía 68 años cuando escribió gran parte de este disco, enfermo, muy enfermo, y sometido a duros tratamientos por ello.
Sí, es Bowie, lo sé, os puedo asegurar que yo soy consciente de quién es, lo adoro, pero es que el disco es una auténtica genialidad. Vale, es un ser privilegiado, pero, por Dios, sigue siendo un hombre de sesenta y muchos años a punto de morir, como nos hemos enterado después, desgraciadamente.
Si “The next day” fue su testamento, incluso, todavía tenía algo de lucha y esperanza en sus líneas; “Blackstar” es una auténtica despedida.
No hay canción que no hable de la muerte, o de haberlo hecho mejor o peor antes de su llegada. Aún así, es uno de sus trabajos más experimentales tras el “Low” quizá.
“Blackstar”, la canción, fue compuesta para la serie “The Last Panthers”, una serie policiaca de John Renck, el cual pidió al artista un tema para su cabecera. Esa fue la versión “corta” y editada de la misma.
Más tarde, se presento la original con ese genial vídeo. Tachado de “bizarro”, “incomprensible”, “surrealista”… ¿No es todo eso?
Yo solo tengo una pregunta ¿qué soñaba Bowie este último año cuando ya sabía que iba a morir? ¿Qué soñaría cualquier ser humano?
Como siempre, Donny McCaslin, el saxofonista, le ayuda a crear esta maravilla entre el techno, el jazz y el pop más clásico.
¿Qué decir de “Lazarus”? La parábola de la vida y la muerte y de cómo una no puede existir sin la otra, en la figura de Lázaro.
Es una canción que escribió para una revisión de la obra “The man who fell the Earth”, personaje que llevó Bowie a la pantalla.
“Sue (or in a Season of crime)”, ¡Dios!, ¿estamos de nuevo en 1977?
¡Por favor, este hombre tiene casi 70 años! ¡Escuchad esa línea de bajo y la guitarra! Claro, en el 77 parecían del futuro… Y ahora ¡nadie sigue sin conseguirlas!
Y luego llega “Girl loves me” y ya ahí sí que te cabreas porque no se puede ser más grande. Una canción en la que no entiendes nada… Resulta que es porque la letra es mitad del lenguaje usado en de “The Clockwork Orange” y mitad de un lenguaje secreto hablado por los gays en los 70, (o algo así, porque sigo alucinando).
Y dices, “vale, ahora entiendo lo de la música”: disonante, arrítmica a veces, pero con una melodía maravillosa de fondo.
(¿Hola, fans de grupos “superoriginales” de ahora?).
De “Dollar days” solo os digo una cosa, mejor os lo ruego: escuchadla. Pero con el corazón, escuchadla bien, que entre por los poros hasta la última neurona. Nada más y nada menos.
“I can’t give everything” es mi favorita del disco, y sé que se va a convertir es una de mis canciones favoritas no solo del Duque.
Esa melodía de armónica está tomada de “A new career in a new town” del “Low”, una canción que habla sobre empezar de nuevo, en una canción que habla sobre no rendirse nunca.
Oíd esas canciones, podéis escuchar mil que se han escrito y mil que se escribirán, pero no las podéis distinguir, ¡suenan a Bowie!
Pasa por décadas, estilos, formas de tocar… y no sabrías decir “aquí o aquí”…
Todavía no puedo entender cómo a alguien que diga que le gusta la música, pero de verdad, puede flipar con… (no voy a poner aquí ningún nombre)… y no conozca ni uno solo de esos 25 discos.
Él era el primero que escuchaba todo lo que llegaba a sus manos, se empapaba… Ha habido unos cuantos grupos a los que yo he conocido gracias a Bowie, y otros tantos, cientos, que han manifestado adorarle.
En fin, mejor sigo escuchando el disco y, ahora sí, echar alguna lagrimita, pero por todos esos que se lo han perdido en vida. Aprovechad que tenéis sus discos.

Te echaremos de menos. Hasta pronto, genio de genios.

Chopito’s mum

Un pensamiento sobre “David Bowie: “Blackstar”, (una reseña-homenaje desde la rabia más intensa)

  1. José Luis

    Magnífica reseña de este Genio de la música de “POR SIEMPRE”..Grandioso último disco !!..siempre estará su música como otros monstruos que ya nos han dejado !!!..SIEMPRE !!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *