Mi Capitán: “Drenad el Sena”, virtuosismo

MC-Portada-Low-508191_600x210

Mi Capitán es una de esas bandas referentes del panorama musical nacional. Y es que no podía ser de otra manera al juntar a artistas de tres de los grandes grupos de la escena indie bajo la voz de Gonçal Planas.
Ricky Falkner sería el epicentro de este supergrupo, ya que además de ser batería de Egon Soda y Standstill ha producido a Love of Lesbian, y estos son los tres grandes grupos en los que se concentran el resto de artistas. De Egon Soda se une Ferrán Pontón para tocar el bajo; desde Standstill participan Ricky Lavado y Víctor Valiente, como percusión y guitarra, respectivamente. Por último, Gonçal Planas, Dani Ferrer y Julián Saldarriaga se incorporan desde Love of Lesbian para ocupar las posiciones de vocalista y guitarra, teclados y de nuevo guitarra.
Veteranos que se juntan para publicar un disco refrescante con guitarras rockeras y traviesas. En otoño de 2013, sale a la luz “Es suave la voz”. Acogida con buenas críticas, era el preámbulo de su disco “Drenad el Sena”, el cual es el disco debut de una banda ya veterana donde la experiencia es palpable en canciones como “El coleccionista” o “Algo inesperado”.
“Acaba con él” posee sonidos continuos y contagiosos de la guitarra, que se aceleran a medida que avanza la canción, proporcionando un toque final. Un inicio diferente al resto de canciones que recuerda a bandas como Sidonie.
“Es suave la voz”, primer sencillo del disco, es un tema más tranquilo que nos traslada a una atmósfera calmada y llena de optimismo. Mucho más sensual y delicada, esta es la canción que empezó a correr la voz sobre Mi Capitán y una de las más destacadas del disco.
“El coleccionista” continúa con la calma que dejaba la pista anterior, pero pronto los acordes de guitarra intervienen para hacer el tema más dinámico con un precioso final, con su sonido como protagonista.
El siguiente tema, “La Sed”, engancha desde el principio. Esta canción, más oscura y sombría, tiene como personaje principal la parte instrumental. Se trata de un tema que dan ganas de escuchar una y otra vez.
“Asalto a la Cosa Blanca” se presenta algo diferente. Corte con un ritmo mucho más marcado y rápido con un aire desenfadado y contagioso.
“Millones de palabras” es una canción más enérgica y potente que las anteriores. Los rasgos indie se mezclan con ritmos más rockeros y atrevidos gracias al dominio de la batería.
También nos encontramos en el disco temas ochenteros como “Sin mirar atrás/Puerto Banús”, que incluso recuerda en algunos momentos a la movida madrileña.
Después, la guitarra brinda un comienzo increíble a “Algo Inesperado”. Es uno de los cortes con más tirón debido a sus riffs. “Yo, Bitch” continúa con la dinámica de de la canción anterior.
Y por último, “El ciego” termina el álbum con un aire más melancólico transportándonos a una atmósfera mucho más calmada.
Un álbum en el que se respira profesionalidad y madurez se mezclan de ritmos rockeros y más pausados. Merece la pena escucharlo.

LBar Noelia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *